Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿A quién debo poner como beneficiario en mi seguro de vida?

¿A quién debo poner como beneficiario en mi seguro de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaA la hora de realizar la contratación de un seguro de vida hay muchas cosas que nos planteamos y en las que las corredurías de seguros nos suelen echar una mano para que nada quede en el aire. Uno de los temas que más preocupa es la designación de beneficiarios. ¿Cómo elegir los adecuados? ¿A quién seleccionamos? ¿Qué factores tenemos que tener en cuenta para ello? A continuación vamos a repasar algunos de estos datos con la intención de ayudaros en el proceso.

Un factor a recordar

Esto es algo de lo cual vuestra correduría de seguros os informará, pero que deberíais tener en mente de forma propia a la vista de la importancia que tiene. Nos referimos a la toma de una decisión entre optar por designar beneficiarios con nombre específico en la póliza del seguro o simplemente incluir designaciones generales que determinen al cónyuge y a los hijos. Os lo explicamos para que lo podáis entender mejor.

Una de las prácticas habituales consiste en realizar el contrato de un seguro en el cual se ponga que los beneficiarios serán la esposa y los dos hijos del matrimonio. Pongamos que la esposa se llama Helena Gallardo y que los hijos son Estefanía Ruíz Gallardo y Antonio Ruíz Gallardo. Para Luis Ruíz, que es el asegurado, la idea que se le pasa por la cabeza es firmar la póliza indicando que el 50% del capital del seguro estará destinado a Helena Gallardo, mientras que otro 50% se repartirá entre Estefanía Ruíz Gallardo y Antonio Ruíz Gallardo. Hasta ahí todo es comprensible y nos parece que se encuentra dentro de lo lógico. ¿Pero y si ocurre algo que no esperamos?

Pensemos que el seguro se contrató en el año 2011 y que Luis Ruíz fallece en el año 2016. En esta diferencia de tiempo se han producido algunos eventos importantes en la vida de Luis. En el año 2012 tuvo problemas con su esposa y se divorció. Mantuvo la relación con sus hijos, pero no con Helena. Y en el año 2013 Luis se volvió a casar, en este caso con Lorena Gómez, con quien un año más tarde tuvo un hijo, David. En el momento del fallecimiento, en 2016, Luis no había realizado ningún tipo de modificación en la póliza del seguro, por lo que cuando llegó el momento de distribuir el capital, el seguro no reflejó que su nueva esposa o su hijo David tuvieran derecho a parte del mismo.

Por eso muchas corredurías recomiendan que los clientes tengan en cuenta lo voluble que puede ser la vida y que en vez de incorporar unos nombres específicos en la póliza, se opte por utilizar los términos de “cónyuge” e “hijos”, dado que de esta manera no dejarían a nadie sin tener la cobertura adecuada tras el fallecimiento.

Beneficiarios en la familia

¿Quiénes pueden ser beneficiarios?

Designar un beneficiario no es tan complejo como se puede creer. En realidad, pueden ser beneficiarias todas las personas en las que podamos pensar. El cónyuge y los hijos son los dos grupos en los que primero se suele pensar para recibir el capital repartido que implique el seguro que se ha contratado. Pero hay personas que tienen un tipo de vida diferente o a quienes les importan otras personas, en cuyos casos tampoco hay problema en redirigir el capital del seguro hacia ellos. Por ejemplo, es común entre muchas personas que amigos íntimos con los que se tiene una relación muy especial también se incluyan en estas pólizas.

Para otros individuos esos amigos especiales pueden ser personas con quienes han tenido algún tipo de relación no reconocida a lo largo de su vida. No existen unos límites ni hay que dar explicaciones de a quién se elije para designar como beneficiario en un seguro. Eso sí, como indicamos, es frecuente que los ejemplos más habituales sean los herederos y el cónyuge, dado que se trata de la opción lógica al compartir con ellos la vida.

Lo que hay que tener en cuenta, por otro lado, es que si fallece uno de los beneficiarios, el porcentaje que tuviera que recibir esa persona no salta hacia sus hijos, sino que vuelve al asegurado ya fallecido y entonces se reparte entre el resto de beneficiarios de su póliza. Este sistema evita que se produzcan incidentes relacionados con malas prácticas y ayuda a que los importes de capital sean recibidos por las personas que de verdad los merecen. Por lo tanto, de querer que una parte de capital se dirija una familia en especial sí que habrá que incluir varios nombres en la póliza, a fin de evitar problemas. O en su defecto habrá que editar la póliza si se produce el fallecimiento de una de las personas beneficiarias que estaban en la lista y se tiene otro nombre que pueda resultar adecuado para ocupar su lugar.

Foto: AdinaVoicuWhite77Te mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios