Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿A quién desprotegemos si no tenemos un seguro de vida?

¿A quién desprotegemos si no tenemos un seguro de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa vida es el bien más preciado que todos tenemos desde el momento en el que nacemos. Es lo que debemos proteger por encima de todas las cosas, salvo en el caso en el que hablemos de los seres queridos. En ese momento su vida es tan importante como la nuestra y es por ello que siempre tenemos que pensar en lo que les pueda ocurrir cada vez que hagamos algo. Por ello un seguro de vida se convierte en algo tan importante para todo tipo de personas. Porque con él se puede dar cobertura a los seres queridos que nos rodean.

Protegiendo a los niños

Un seguro de vida se debe ver como un escudo protector que no nos ponemos sobre nosotros, sino sobre las personas a las que apreciamos o que dependen de nuestra vida. Son en ellos en quienes pensamos en el momento en el que analizamos nuestra vida y nos damos cuenta de que debemos pensar en lo que pudiera ocurrir. Se dice de forma habitual que no hay nada más importante que la familia, y la realidad de esto es que no es un tópico, sino un sentimiento real. Especialmente cuando en el entorno familiar no solo hay personas adultas, como puede ser el cónyuge, sino también niños.

Los más pequeños de la casa son quienes más acaban siendo protegidos por los seguros de vida. A ellos se protege de forma principal cuando se decide contratar una cobertura que les proporcionara ayuda para sobrevivir si algo nos ocurriera a nosotros.

Por lo tanto, si no tenemos un seguro de vida, estaremos desprotegiendo de forma importante a los niños del entorno familiar. A ellos todavía les queda mucha vida por delante. Tienen que ir al colegio, estudiar, pasar al instituto y más adelante tener la oportunidad de estudiar una carrera en la universidad. Son muchos años en los que los niños van a necesitar una cobertura económica para que ellos no se tengan que preocupar de nada y no encuentren obstáculos en su camino a la hora de convertirse en personas de provecho. Pero sin el apoyo de sus progenitores y sin la cobertura que pueda proporcionar el seguro de vida de uno de ellos si este fallece, los niños lo tendrán mucho más difícil en su crecimiento.

Nunca se sabe qué puede ocurrirle a uno de los padres y aunque una situación adversa no tiene que derivar en el fallecimiento, sí puede producir una situación de invalidez absoluta. En este caso el cónyuge tiene todavía más trabajo por tener que cuidar no solo de los niños, sino también de su pareja, ahora impedida para trabajar y sin poder introducir beneficios en el hogar. La tranquilidad que produce la cuota que proporciona un seguro de vida en estos casos solo la conocen las personas que se han visto en este tipo de situación.

Abuelo

Otras personas a las que proteger

El primer pensamiento de responsabilidad en el entorno de la casa siempre está dirigido a los niños, pero es fundamental abrirse a otras ideas a la hora de valorar la contratación de un seguro de vida. Es posible que haya otras muchas personas a nuestro alrededor que dependan de nosotros. Es el caso, por ejemplo, de los padres, ya ancianos, que ahora dependan de sus hijos. Es muy frecuente en muchas familias que los hijos pasen a ocuparse de sus padres con el paso de los años. Se vuelve a los orígenes de la familia, pero a la inversa. Es la opción más frecuente para que los padres no tengan que pasar solos sus últimos años, pero eso implica una serie de gastos y responsabilidades.

De ocurrir una desgracia y fallecer, los progenitores ya ancianos y quizá con alguna enfermedad o tipo de tratamiento específico a seguir, se encontrarían con que no tendrían lo que necesitarían para poder seguir viviendo con un buen nivel de vida. Es posible que requirieran la contratación de una enfermera para que les ayudara en su día a día y esto implicaría un gasto que no se podría afrontar sin la cobertura de un seguro de vida.

Lo mismo se puede aplicar en otro tipo de situaciones, como aquellas en las que el cónyuge tenga algún tipo de necesidad, producida por una enfermedad o por una invalidez previa. No se puede plantear vivir sin la cobertura y relajación de un seguro de vida, dado que de producirse un accidente y el fallecimiento de quien trae el dinero a casa, la familia tendría serios problemas para continuar con su día a día. Hay que plantearse la gravedad de este tipo de situación y lo importante que es tener todos los frentes cubiertos por si algo llegara a pasar. Así podemos ver que aunque los niños son el factor desencadenante en su inicio, también hay otras muchas personas a las que hay que proteger con un seguro de vida.

Foto: 873770stevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios