fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿A quién pongo de beneficiario en mi seguro de vida dependiendo de mi situación familiar/sentimental?

¿A quién pongo de beneficiario en mi seguro de vida dependiendo de mi situación familiar/sentimental?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonLos seguros para el futuro permiten personalizar al máximo las características de una póliza. Sin embargo, ¿a quién se debe incluir como beneficiario de un seguro? Se pueden contemplar distintos escenarios. A continuación se ofrecen algunos consejos.

¿Quién puede ser beneficiario de un seguro de vida?

Cualquier persona física o jurídica. La compañía no exige que sea familiar o que exista una relación sentimental para ello, ya que entiende este deseo como una última voluntad.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que si, por ejemplo, se nombra a dos beneficiarios y uno de ellos fallece, todo el dinero irá a parar al otro; los hijos del fallecido no tendrán ningún tipo de derecho.

¿Cuándo hay que especificar a los beneficiarios?

Existen dos opciones que permiten especificar a los beneficiarios de un seguro para evitar problemas en el futuro:

· En la póliza. Al contratarla ya se puede añadir el nombre de la persona o personas que se desea que resulten receptoras del dinero estipulado en la misma.

· En el testamento. Se pueden determinar en él los beneficiarios de todas las pólizas que se tengan suscritas, sin ningún tipo de impedimento.

seguros del futuro parejas (1)

¿Quién cobrará el seguro de vida si no se determina a un beneficiario?

La legislación vigente deja bien claro quiénes son las personas que deben cobrar la indemnización estipulada. El orden es el siguiente:

· El cónyuge.

· Los hijos.

· Los herederos estipulados en el testamento.

De no tener pareja, ni hijos, ni testamento, el dinero debería ser reclamado por el resto de familiares preguntando en el registro correspondiente. El plazo de reclamación es de cinco años.

¿Quiénes son los beneficiarios más recomendables para los seguros de vida?

Si se tiene un seguro de vida, no se está casado y tampoco se tiene pareja, es recomendable que se incluya a un beneficiario específico. Conviene escoger entre los familiares o amistades a la persona que se considere más apropiada.

Si ha habido una separación o divorcio, lo más habitual es poner como beneficiarios a los hijos, pero siempre nombrando a un administrador del dinero de la póliza. Así se evita, si fuera preciso, que la expareja se encargue de manejar la indemnización.

¿Qué se debe hacer si se es el tomador de los conocidos como seguros de familia?

Quizá no haya matrimonio pero sí que exista una pareja y una familia. Lo más habitual es incluir a la pareja como beneficiaria principal o, si se prefiere, a algún otro miembro de la familia, como los hijos.

seguros del futuro familias

¿Por qué es imprescindible determinar quiénes son los beneficiarios de un seguro?

Porque se consiguen evitar problemas legales a las personas más queridas, puesto que el proceso podría convertirse en un recorrido circular e interminable por compañías de seguros, notarías e incluso juzgados. Resulta mucho más fácil aclarar la situación en el momento de la firma de la póliza, o hacer un testamento en el que se especifique cuáles son los deseos. Ambos documentos tienen validez legal y facilitarán la labor de cobro del dinero estipulado a los familiares, a la pareja, a los hijos o a los amigos.

Conviene subrayar que no suele ser tan habitual como parece el determinar un beneficiario, ya que por lo general este tipo de seguros se realiza a una edad temprana o como parte de una hipoteca o producto financiero.

Los seguros para el futuro se amoldan a cada persona con facilidad, y permiten personalizar una póliza de forma muy sencilla para determinar los beneficiarios que se deseen. Así pues, contratar un seguro de vida siempre ofrecerá tranquilidad, tanto a uno mismo como a sus personas cercanas, con respecto a lo que pueda ocurrir. ¡Adelante! Si no se dispone de uno, ahora el momento.