fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Beneficiario de un seguro de vida: ¿a quién le corresponde la indemnización en caso de fallecimiento?

Beneficiario de un seguro de vida: ¿a quién le corresponde la indemnización en caso de fallecimiento?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonEl beneficiario de un seguro de vida es aquella persona que recibiría la indemnización en caso de fallecimiento del titular del seguro. No debe confundirse esta figura con la del tomador o el asegurado, aunque en muchas ocasiones se hace referencia a la misma persona, pueden ser totalmente diferentes. Por ejemplo, en un seguro de vida básico, el tomador no puede ser el mismo que el beneficiario, ya que el primero es quien contrata la póliza, y la cobertura es para el caso de fallecimiento.

Por otro lado, está el asegurado, que es aquel a quien protege el seguro y que también puede o no coincidir con el tomador o con el beneficiario.

¿A quién se puede designar beneficiario de un seguro de vida?

El beneficiario de un seguro de vida puede ser el propio titular, personas de su círculo cercano (no necesariamente parientes) o una entidad bancaria. Cuando el beneficiario es el propio titular significa que el seguro de vida tiene más coberturas que la básica, que es el fallecimiento. Un ejemplo son los seguros que cubren la discapacidad o las enfermedades graves. 

En estos dos últimos casos, la aseguradora puede pagar una cantidad regular al titular, durante un tiempo determinado (en el caso de la discapacidad, depende del grado que le den). De esta manera, podrá hacer frente a los gastos del día a día y también a los posibles tratamientos médicos o desplazamientos inesperados y costosos.

enfermedad grave

Por otra parte, cuando el beneficiario es un banco, esto implica que el seguro de vida está ligado a un préstamo hipotecario. De esta manera, frente a la muerte del titular, la aseguradora pagaría al banco lo que resta de hipoteca. Es un producto obligatorio para contratar en este tipo de operaciones.

Por último, cuando el titular contrata un seguro de vida al uso, suele poner a su círculo más cercano, o a sus herederos, como beneficiarios del mismo, de manera que estos recibirán una indemnización en caso de fallecimiento del tomador de la póliza.

¿Quién cobra la indemnización en caso de no haber beneficiario?

En algunos tipos de seguros de vida, como los colectivos, es habitual que no se determine quién es el beneficiario en caso de fallecimiento del titular. En estos casos, se ha de aplicar lo que dice el boletín de adhesión de la póliza, que establece un orden de beneficiarios legales. Así, en primer lugar en esta lista estaría el cónyuge del difunto; si no hubiera, serían los hijos del tomador, que se repartirían la cuantía equitativamente.

Si no hubiera descendientes, los beneficiarios serían los padres del fallecido, que también se repartirían le indemnización entre los dos. En el caso de que no hubiera beneficiario ni familiares directos, el capital obtenido se sumaría al total del patrimonio del tomador y, finalmente, la indemnización tras un fallecimiento sería para los herederos legales.

Por último, es posible que el que firma la póliza (el tomador) designe de una forma genérica a sus beneficiarios, es decir, que simplemente ponga el parentesco y no los nombres de los mismos. Esto se convierte en un problema, sobre todo en familias complejas o con varios hijos. En estos casos, los descendientes se tratan como iguales y el cónyuge beneficiario es el que lo sea legalmente en ese momento.

Quién cobra la indemnización

En conclusión, el beneficiario de un seguro de vida no tiene por qué coincidir con el titular o con el asegurado. Este será quien reciba la indemnización en caso de fallecimiento del tomador de la póliza. No siempre se especifica quién (o quiénes) es el beneficiario de un seguro, por lo que hay que acudir a la ley para resolver los casos más complejos. Se recomienda, además, preguntar cualquier duda a expertos en seguros de vida.