Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Cuándo debo pensar en la herencia y el testamento?

¿Cuándo debo pensar en la herencia y el testamento?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaSi algo nos han enseñado las películas de Disney es que el ciclo de la vida es algo contra lo que no se puede luchar. Todos nacemos, crecemos, nos desarrollamos y llega un momento en el cual fallecemos. Eso es algo que todos sabemos y a lo cual nos mentalizamos a medida que pasan los años. Podemos pensar más o menos en la muerte, pero no por ignorarla se va a alejar de nosotros. Cómo vivamos ya es una decisión que deberíamos tomar cada uno de nosotros, aunque sí os decimos que es recomendable que en momentos determinados de la vida penséis de forma objetiva en que deberíais tomar la decisión de hacer una herencia y un testamento. Eso os asegurará que vuestros familiares no tengan problemas cuando llegue el momento en el que fallezcáis.

Somos jóvenes y no lo pensamos

Como decíamos, cuando somos jóvenes no pensamos en que vayamos a morir. Lo cierto es que hasta que llegamos a cierta edad y nos establecemos como personas firmes dentro de la sociedad, no nos preocupa ni el testamento ni la herencia. Principalmente porque es poco probable que tengamos algo con lo que llenarlos al haber estado viviendo con nuestros padres y no tener pertenencias (seguro que alguien de la familia se queda nuestro ordenador para darle buen uso si algo nos llegase a ocurrir). Pero cuando crecemos, comenzamos a vivir en pareja, tenemos un buen trabajo o incluso hemos sido padres, las cosas cambian.

Es posible que al principio tampoco lo penséis. Os vendrán a la cabeza pensamientos como “soy muy joven para fallecer” o “eso no me va a ocurrir a mi”. Es posible que lo pensemos, ¿pero somos conscientes de que la vida es imprevisible y de que no tenemos la verdad absoluta? A partir de ese momento en el cual ya tengáis una vida establecida y unos hijos, por jóvenes que seáis ya deberíais comenzar a pensar en el testamento y la herencia. Porque lo peor que puede ocurrir es que una familia vez cómo uno de sus miembros fallece sin que exista un testamento en el cual haya quedado escrito todo lo que debía saberse en el momento de fallecimiento de este individuo. Por otro lado, hay que decir que hacer el testamento y arreglar la herencia no es algo tan complicado ni costoso, por lo que todos deberíamos animarnos a hacerlo con la máxima inmediatez.

herencia escrita

¿Qué debe constar en estos documentos?

La persona que os ayude a realizar los documentos apropiados seguro que os guía respecto a los distintos elementos que debéis incluir en un testamento. Hay que pensar en esta declaración como nuestras últimas palabras y acciones en el mundo de los vivos. No hay segunda oportunidad, no hay margen de corrección, lo que queda escrito en el testamento es lo que es y tenemos que estar de acuerdo con ello antes de darlo por finalizado. Aunque podemos tener la oportunidad de modificarlo con el paso del tiempo, dado que no sabemos si falleceremos antes, es fundamental que estemos satisfechos con la forma en la que se ha realizado.

Pensemos en el reparto de nuestros bienes materiales y personales, en todo lo que nos unía con este mundo y lo que nos hacía especiales. Tengamos en cuenta estas cosas y repartámoslas entre nuestros seres queridos de manera que cada persona de nuestra familia o círculo personal reciba aquello que merece. ¿Pero qué podemos incluir en el testamento y la herencia? Por supuesto, deben estar las grandes propiedades que tengamos, como una vivienda, un coche o incluso un negocio o una empresa. También hay que incluir los bienes financieros, como los saldos que haya en las cuentas corrientes en el momento del fallecimiento. En esta misma línea tiene que estar especificado de forma correcta el nombre de la persona que es la beneficiaria de los seguros de vida que tuviéramos en el momento de fallecer. Eso es muy importante, dado que la aseguradora se comprometerá a pagar los importes correspondientes a los beneficiarios, siendo muy útiles para continuar adelante por parte de cónyuges e hijos.

Los testamentos se suelen redactar con sentimientos encontrados, con tristeza y alegría a partes iguales. Tristeza por saber que vamos a fallecer algún día y que ese momento llegará antes o después. Alegría porque tenemos en cuenta las posesiones que les estamos dejando a nuestros seres queridos y sabemos que con ellas se encontrarán más felices y satisfechos en distintos aspectos. Nos imaginamos sus sonrisas y nos quedamos satisfechos por saber que estamos haciendo lo correcto para que nuestra salida del mundo de los vivos no sea tan negativa para las personas que nos querían y apreciaban. Por eso hay que cuidar tanto el testamento y no dejar nada en el aire, dado que será un documento que marcará la forma en la que nos despediremos después de fallecer de todas aquellas personas con las que llegamos a tener relación.

Foto: jarmoluk401711Te mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios