fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

El cuestionario de salud en el seguro de vida

El cuestionario de salud en el seguro de vida

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonLas compañías suelen plantear al cliente un cuestionario de salud para contratar un seguro de vida. Este documento pide información sobre aspectos sensibles del asegurado. Por ejemplo, sus enfermedades y hábitos de vida. Sin embargo, es obligatorio que lo cumplimente con veracidad para llevar a cabo la contratación de la póliza.

¿Qué es el cuestionario de salud en el seguro de vida?

Por tanto, el cuestionario es un documento que debe cubrirse como requisito previo para hacer un seguro de vida. En él se pregunta al cliente sobre aspectos relativos a su salud y a sus hábitos de vida. Aunque se pide en él información personal, las aseguradoras están facultadas para exigirlo por la Ley de Contrato del Seguro en su artículo 10.

cuestionario de salud

¿Qué preguntas sobre salud se hacen en el cuestionario?

Las preguntas sobre salud que se plantean en este documento son variadas. Por ejemplo, se solicita información al cliente sobre si ha tenido enfermedades graves o contagiosas y si ha sido operado recientemente o va a serlo en un futuro próximo. También se le pregunta si ha estado ingresado en un hospital en los últimos años, si padece secuelas de alguna dolencia o si toma algún tipo de medicación.

En cuanto a sus hábitos de vida, se cuestiona al cliente acerca de si practica algún deporte de riesgo y sobre si bebe o fuma. Asimismo, se le pide información acerca de su edad, talla y peso e incluso sobre la presión arterial que suele tener. Estas son las preguntas más habituales en los cuestionarios de vida. No obstante, cada compañía es libre de añadir otras de su interés.

¿Cuál es la finalidad de este cuestionario?

Como decíamos, el artículo 10 de la Ley General del Seguro permite a las compañías pedir este cuestionario. No obstante, estas son libres de hacerlo o no. Es decir, la aseguradora tiene la facultad de exigirlo o no. En cualquier caso, prácticamente todas lo hacen. El motivo es muy sencillo: la valoración del riesgo.

Como su propio nombre indica, estos seguros se hacen para que, en caso de fallecimiento del asegurado, sus herederos legales reciban una cantidad de dinero. Pero no todos los candidatos a su contratación tienen el mismo estado de salud. Algunos pueden padecer dolencias crónicas u otras enfermedades.

Mediante el cuestionario, la compañía aseguradora se informa de la salud del interesado. De este modo evalúa si le interesa la suscripción de la póliza a favor de ese cliente. Y, en caso afirmativo, tiene datos para calcular el precio de la prima que debe pagar. Por ejemplo, no cuesta lo mismo un seguro para una persona que padece diabetes que para otra que esté completamente sana.

Por su parte, el cliente está obligado a responder a las preguntas con total veracidad. De no hacerlo y mentir, el seguro podría no tener validez. Si la compañía sospecha que el interesado no ha dicho la verdad, puede rescindir el contrato del seguro. Tiene un plazo de un mes para hacerlo.

cuestionario de salud

Incluso, si demuestra que actúo de mala fe, puede quedar liberada de abonar la indemnización pactada en caso de muerte. No obstante, esta circunstancia es difícil de demostrar, ya que el asegurado puede desconocer que se encuentra enfermo al suscribir la póliza. En este sentido, algunas entidades aseguradoras proponen un reconocimiento médico antes de firmar el seguro.

En conclusión, el cuestionario de salud es un documento imprescindible a la hora de suscribir un seguro de vida. Mediante él, las compañías evalúan el riesgo de la contratación y el precio de la prima. Sin embargo, normalmente es un sencillo trámite. Por ello, te animamos a contratar tu seguro de vida.