Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Hepatitis B, una enfermedad temible que se niega a desaparecer

Hepatitis B, una enfermedad temible que se niega a desaparecer

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaParece mentira que en los tiempos que corren todavía exista una enfermedad tan terrible como la hepatitis B, que se ha ido manteniendo en el mundo desde mucho tiempo atrás. No son pocas las personas que han fallecido debido a ello y lo peor es que es algo que sigue ocurriendo en la actualidad y aumentando incluso en casos de muerte. Su contagio sigue siendo de alta frecuencia y hay tantas personas que no ponen cuidado para evitar contraer hepatitis B que al final la enfermedad se replica con facilidad entre la sociedad. Sus riesgos son tan altos que ha llegado a ser una enfermedad común en lo relacionado con las tasas de fallecimiento entre las personas del tiempo actual.

¿Nadie piensa en la hepatitis B?

A lo largo de los años la sociedad ha decidido volcarse en la atención de otra enfermedad terrible: el SIDA. Con una buena razón a la vista de la manera en la que se puede contagiar y en cómo el virus ha ido perpetuándose generación tras generación. Pero al tiempo que se le ha dado atención al SIDA lo que ha ocurrido es que la hepatitis B ha quedado en segundo plano y ha pasado a ser una enfermedad que no ha recibido tanta atención como debería, lo que ha llevado a que los casos de infección no se reduzcan. Así la sociedad ha llegado a un momento en el cual es muy raro morir de SIDA, pero demasiado frecuente hacerlo por hepatitis B.

Estadísticas recientes indican que el rango de personas infectadas con hepatitis B es de 30 casos de cada 1 en comparación al SIDA. Eso significa que por cada 30 personas que por cada portador del SIDA hay 30 que tienen hepatitis B, cuyo proceso de infección y contagio es igual de destructivo. La forma en la que la hepatitis B ha crecido como enfermedad temible ha sido tan acelerada que ha sorprendido a todas las organizaciones de la salud. Y ahora mismo las estadísticas sobre el futuro que les espera a los portadores de hepatitis B no son precisamente positivas, dado que las posibilidades de fallecer debido a ello son demasiado elevadas. El peligro al que se enfrentan quienes han contraído hepatitis B llega a ser tan inmenso que los estudios indican que un 25% de las personas que tienen la enfermedad acabarán desarrollando cáncer de hígado y falleciendo debido a ello. En el caso de aquellos individuos que hayan evitado el cáncer, un 15% de estos fallecerá igualmente antes de su momento, en este caso debido a la cirrosis que se producirá en su organismo. Y del porcentaje restante, que no es precisamente alto, un gran grupo también fallecerá como consecuencia de enfermedades hepáticas.

Por eso nos tenemos que mentalizar de los riesgos de la hepatitis B y de los problemas que tiene no poner freno a una enfermedad para la cual parece que no llega el final. Uno de los problemas de esta enfermedad es que se contagia con una facilidad extrema. El contagio no solo se produce a través del semen como se podría imaginar, sino que también se puede producir el contagio con la saliva, el suero, la sangre y el sudor, entre otras sustancias. Por supuesto, compartir jeringas, tener relaciones sexuales o heredar la enfermedad de la madre, también son motivos que llevan a sufrir hepatitis B. Esta facilidad en el sistema de contagio es lo que ha llevado a que sea una enfermedad altamente resistente que se niega a desaparecer por mucho que ocurra a su alrededor.

Fallecer de forma imprevista

A veces no pensamos suficiente en cómo nos podemos estar exponiendo a una enfermedad como la hepatitis B debido a nuestro trabajo. Los estudios también indican que hay muchos profesionales del entorno de la salud que sufren el contagio de la enfermedad durante su horario de trabajo. Esto es algo en lo que a veces no pensamos, pero de lo cual debemos agradecer mucho a quienes trabajan en un hospital, ya sean enfermeras o doctores. Todos ellos están en riesgo de contagio cuando tratan a pacientes que tienen hepatitis B, sobre todo en aquellos casos en los que la enfermedad todavía no ha sido diagnosticada. ¿Sabéis lo terrible que puede ser que una persona se contagie de esta enfermedad de una manera imprevista cuando está haciendo su trabajo? ¿imagináis lo que puede llegar a significar para una persona que intenta salvar vidas?

No saber lo que pasará es motivo suficiente para protegernos y ya seamos una persona que crea que nunca le ocurrirá nada como contagiarse de hepatitis B como seamos un profesional de la medicina, deberíamos pensar siempre en el “y si…”. ¿Y si ocurriera? ¿cómo afrontaríamos este tipo de situación? Teniendo un seguro de vida al menos podríamos tener seguridad de que en el peor de los casos nuestra familia podría tener un apoyo. Es difícil saber si la hepatitis B acabará llamando a nuestra puerta, pero al menos nos podemos proteger.Te mejoramos el precio de tu seguro de vida

Guia gratis sobre como contratar un seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios