Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

La Gran Invalidez al detalle

La Gran Invalidez al detalle

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaDentro de los tipos de invalidez que una persona puede sufrir, como hemos podido ver en otros casos, hay distintos grados dependiendo del problema que se haya sufrido. El más problemático de todos, aquel en el cual el individuo se encuentra con más dificultades, es el que recibe el nombre de Gran Invalidez. En este caso no existe opción alguna de retomar el trabajo que se tuviera con anterioridad y además la persona en cuestión pasa a necesitar una atención dedicada.

Un problema grave

Tal y como hemos detallado en otros casos, los distintos tipos de invalidez encuentran cierto margen de posibilidades de retomar un trabajo habitual. Es posible que una persona sufra un accidente pero que, después de un periodo de recuperación, vuelva a realizar esta práctica laboral que ha llevado a cabo con anterioridad. En otros tipos de invalidez, el individuo se encuentra ante la necesidad de cambiar de profesión, pero todavía hay distintos trabajos que puede realizar para mantenerse de forma activa en el sector laboral, aunque deba implementar un cambio.

Con la Gran Invalidez ocurre todo lo contrario, dado que la persona que ha sufrido este problema de salud, sea debido a un accidente o una enfermedad, se encuentra ante una situación de la que no podrá salir sin ayuda. En este caso la persona en cuestión pasa a requerir el apoyo constante de personas que le puedan permitir llegar a disfrutar de un nivel de vida normal.

Los casos son fácilmente reconocibles, aunque no por ello menos duros de lo normal. Se puede dar la situación de que una persona haya sufrido un accidente y, en el proceso, haya perdido varias de sus extremidades. También son casos reconocibles aquellos casos en los que el accidentado no ha perdido ninguno de sus miembros, pero sí funciones anatómicas que han dejado de rendir de manera adecuada. Por ejemplo, no volver a tener control de las manos de forma precisa para realizar hasta las más sencillas tareas. En el caso de pérdidas funcionales también se tiene en cuenta que las personas acaben necesitando el apoyo de alguien.

Invalidez en silla de ruedas

Los ejemplos que se ponen de forma habitual en cuanto a cosas básicas que no podemos hacer que derivan en que recibamos la Gran Invalidez incluyen situaciones tan extendidas como movernos, ponernos la ropa o incluso comer. Si alguna de estas funciones no la podemos hacer por nosotros mismos, tendremos un claro problema y estaremos sometidos a una Gran Invalidez inevitable.

Un cambio en la familia

No hay duda de que sufrir una invalidez es motivo suficiente para que cualquier familia experimente un cambio significativo en el orden de la misma. Si el cabeza de familia se encuentra con la obligatoriedad de cambiar de trabajo, seguro que el orden en el hogar se altera, al menos hasta que esta persona vuelva a encontrar un puesto laboral que le proporcione confianza y estabilidad económica al entorno. En el caso de la Gran Invalidez el cambio es todavía mayor y puede dar lugar a que las familias se encuentren ante una situación mucho más difícil.

Resulta muy complicado amoldarse a una situación de Gran Invalidez en el entorno familiar, especialmente si en este hay niños y otras personas bajo cuidado que requieran atención. La persona que se haya accidentado y esté sufriendo esta Gran Invalidez pasará a formar parte del grupo de miembros de la familia que necesitan mucha más atención y cuidados. Si se trataba del cónyuge de una pareja con hijos, a su esposa o esposo le quedará el trabajo de hacerse cargo de los niños en solitario y además de supervisar que su pareja se encuentra siempre bien atendida. Es por ello que se requiere el trabajo de una persona de apoyo para ayudar a quien ha sufrido la invalidez.

En otros tipos de invalidez quizá se vea menos claro lo importante que resulta tener contratado un seguro de vida que proteja a la persona en cuestión por si se llega a encontrar con algún problema de salud o derivado de un accidente. Pero con la Gran Invalidez todo está especialmente claro. La situación cambia tanto, se hace tan cuesta arriba para todos los miembros de la familia, que va a ser necesario tener todo el apoyo económico posible a la hora de reestructurar el entorno del hogar y seguir adelante.

Por eso no se puede confiar simplemente en la pensión que se obtenga en base al tiempo trabajado y la cotización de la persona que haya quedado inválida, sino que será importante tener una buena póliza que proporcione estabilidad económica a la familia. Solo así se podrá intentar mantener el nivel de vida y sensaciones positivas en el hogar mientras se trata de superar un momento tan complicado como el de ver un ser querido que sufre uno de estos tipos de invalidez, algo que no resulta nada sencillo.

Foto: SEVENHEADSstevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios