fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Por qué todos deberíamos de tener un seguro de vida e invalidez

Por qué todos deberíamos de tener un seguro de vida e invalidez

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonEn España, casi un millón de personas reciben una ayuda del estado por incapacidad. De ellas, 342.000 están en el grupo más numeroso, el de los considerados incapacitados permanentes absolutos. En esos casos los seguros de invalidez resultan fundamentales para poder cuidar de uno mismo, ocurra lo que ocurra.

Por desgracia nadie es inmune a los accidentes laborales o de tráfico. Casi todo el mundo tiene un seguro de vida por si fallece, pero, ¿qué pasa si una persona se queda en una cama para siempre? ¿Quién la cuidaría? ¿Cuánto dinero necesitaría para vivir?

Por qué tener un seguro por invalidez

Cualquier ciudadano debería contratar un seguro por invalidez, tanto su seguridad como por la de sus seres queridos. Ya solo por la tranquilidad que ofrece estar protegido ante esta clase de circunstancias, merece la pena contar con él. Existen, principalmente, tres razones por las que se consideran una decisión acertada.

seguros de invalidez

1. Porque no basta con la Seguridad Social

Pueden transcurrir unos cuatro meses hasta que la Administración emita una resolución sobre el grado de invalidez y la prestación que corresponde a un solicitante. Esta oscilará entre los 499 € y los 1.253 €. Para calcularla se tienen en cuenta varias cuestiones: si se tiene cónyuge, si está a su cargo, y, por supuesto, si la invalidez es parcial, absoluta o si se sufre gran invalidez.

Cuando acepten la solicitud, quizás las noticias no sean halagüeñas. ¿Qué pasaría si el trabajador es autónomo con incapacidad permanente y cotiza por el mínimo? Podrían corresponderle unos 893 € al mes. ¿Le alcanzaría a esa persona para sus gastos, los de sus hijos y para contratar a una persona que le asista? ¿Qué ocurriría si recibiera solo el 55 %? Lo ideal es complementar la pensión con esta alternativa.

2. Porque la ley de dependencia no funciona correctamente

¿Quién no ha escuchado que la lista de espera para los solicitantes es extensa? Es cierto que en algunas comunidades autónomas se ha reducido un poco, pero no en todas. La precipitación en la puesta en marcha de esta ley derivó en problemas como duplicidades en servicios o desigualdades a la hora de otorgar estas ayudas según la región de residencia del afectado.

El recorte en el gasto público, la precariedad del sector de los cuidados o las deficiencias para articular sistemas de urgencias son otros de los aspectos que han determinado el desarrollo defectuoso de esta ley.

invalidez y seguros

3. Por las completas coberturas de invalidez que ofrecen estos seguros

Estos seguros aportan una ayuda extra fundamental en estos casos. Entre las coberturas por invalidez se encuentran la ayuda a domicilio para atender cuidados domésticos, el envío de medicinas al hogar, la asistencia para realizar las compras o los desplazamientos con acompañante al hospital.

Es decir, las actividades diarias esenciales. Lo ideal es contratar un seguro que abarque las máximas necesidades posibles. Por ejemplo, uno que cubra la invalidez para trabajos de cualquier tipo, para enfermedades graves y para el desempeño del puesto actual.

Antes de decidirse, es muy importante valorar cuestiones como la edad, los gastos fijos, cuántos hijos se tienen a cargo, los ingresos, el patrimonio actual o si existen personas mayores que habrá que cuidar en un futuro. Estos seguros no cubren los suicidios, los daños producidos por accidentes previos o los ocurridos después de practicar deportes de riesgo.

Ya se ha comprobado la necesidad de contratar seguros de invalidez para seguir teniendo ingresos en caso de incapacidad o enfermedad. Todo el mundo debe apostar por una póliza de este tipo para vivir sin preocupaciones. ¡Hay que cuidar de uno mismo para proteger también a los seres queridos!