Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Precauciones principales en la playa para adultos y pequeños

Precauciones principales en la playa para adultos y pequeños

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa playa es uno de los principales destinos de vacaciones para adultos y pequeños. Puede resultar a tópico, pero generación tras generación nos hemos acostumbrado a que la playa sea el lugar al cual pongamos rumbo con la intención de disfrutar de unos días inolvidables. Hay tantas cosas que hacer en ella que no dudamos de que se trata del mejor entorno vacacional para todos los miembros de la familia. Pero a veces por tal imagen positiva que tenemos de la playa olvidamos que también supone algunos riesgos importantes de los que hay que ser conscientes.

Adultos siempre en alerta

No por ser adulto estamos más libres de riesgos en este lugar. Tenemos que tener cuidado incluso de las cosas más básicas como es tomar el sol. Ahora mismo los rayos del sol han pasado a tener un efecto realmente potente sobre la piel y conviene no abusar de ellos. Debemos hacerlo con moderación y precaución, sobre todo evitando ciertas horas del día en las que está demasiado intenso y puede ser agresivo para nuestra piel. Por ello lo que siempre hay que tener en mente es que necesitamos un protector solar que nos proporcione protección de 50 grados, dado que estaremos mucho más seguros que con uno de 30.

Por otro lado, tengamos cuidado a la hora de bañarnos. A todos nos atrae la idea de alejarnos del centro de la playa, de donde están todos los turistas chapoteando, y siempre buscamos zonas un poco más alejadas. Pero tengamos cuidado con las áreas de rocas y en posiciones en las que las olas pueden reaccionar de una manera imprevisible. Quizá no nos demos cuenta y estemos en un abrir y cerrar de ojos muy alejados de la orilla. Tampoco debemos tirarnos de cabeza cuando nos metamos en el agua. Eso es algo que hay que reservar para la piscina, donde somos conscientes de la profundidad que existe en todo momento.

Y si tenemos dudas sobre qué puede ocurrir en el agua cuando nos metamos, no hay nada mejor como mirar la bandera que hayan colocado los socorristas. Eso nos ayudará a determinar si debemos estar más o menos atentos a lo que ocurre a fin de evitar sorpresas. De la misma manera también recomendamos no acercarse a las zonas donde están los surfeadores y ser conscientes del riesgo que implican algunas de las criaturas marinas con las que nos podemos encontrar. España no es un país donde sea habitual encontrarse con tiburones en la costa, pero sí ha ocurrido alguna vez, sobre todo con moreras, mientras que sí es más frecuente el encontronazo con medusas. En estos casos no hay que dudar en salir del agua con rapidez y consultar con un socorrista para que nos eche un vistazo por si hubiéramos llegado a ser picados en el agua.

alerta en la playa

La protección de los niños

Uno de los principales problemas cuando viajamos a la playa es que nos encontramos tan relajados y tan confiados por el entorno en el cual estamos que nos despreocupamos de todo. Eso incluye a los niños. Muchas veces nos confiamos en que ya son muchos los años que hemos viajado a este lugar y creemos que por eso los más pequeños estarán totalmente seguros a su aire mientras nosotros nos quedamos en la toalla tomando el sol. Pero eso es, sin duda, un error. La supervisión activa de los niños debe ser constante y eso significa que un miembro adulto de la familia deberá estar vigilándoles de manera completa.

No hace falta que sea a corta distancia, pero sí que desde lejos tenga contacto visual con los niños y que pueda saber en todo momento dónde se encuentran. Esto es fundamental, porque el niño se puede despistar en el agua en cualquier momento por un factor determinado y acabar ahogado. Cada año se producen miles de muertes por ahogamiento y se trata de algo que se podría haber evitado en muchos de los casos. Para reconocer a los niños en la lejanía no es una mala idea el uso de algún accesorio que pueda hacer que su posición resulte más identificable. Es bueno que partamos del uso de una gorra, por ejemplo, y a ser posible que sea de un color llamativo para que la podamos tener identificada desde la lejanía.

Los peligros de la playa para los niños no solo están en las propias olas, dado que este lugar suele ser demasiado abierto y puede dar lugar a que los más pequeños se despisten y se pierdan. Tampoco sabemos si se pueden encontrar con alguna persona que no tenga buenas intenciones aunque esto no sea ni mucho menos la norma. Y por supuesto, antes de ir a la playa, de forma indiferente a la edad que tenga el niño, habrá que incentivarle para que aprenda a nadar. Esto nos ahorrará muchos disgustos y aumentará de forma notable su posibilidad de supervivencia ante un posible inconveniente mientras se esté bañando.

Foto: Joachim_Marian_WinklerFoundry

Te mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios