Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Préstamos para emprendedores y autónomos, ¿cómo los protegemos?

Préstamos para emprendedores y autónomos, ¿cómo los protegemos?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaSi nos hemos planteado convertirnos en autónomos o incluso si ya lo somos, seguro que en algún momento se nos ha pasado por la cabeza lo importante que es recibir un préstamo. La financiación, a la hora de sacar adelante cualquier tipo de negocio, es imprescindible. No podemos pensar que simplemente con la aportación de un pequeño capital personal podremos crear un negocio de éxito. Siempre vamos a requerir algún tipo de préstamo que nos ayude. Y lógicamente, esos préstamos después habrá que devolverlos.

La necesidad de financiación

Cuando comenzamos un nuevo negocio, como indicamos, lo hacemos normalmente sin un apoyo económico sólido que nos permita, de buenas a primeras, triunfar. Es por ello que lo primero que hacemos es localizar las posibles vías de financiación que nos permitan llegar más lejos. Podemos recurrir a entidades bancarias, a inversores e incluso a otro tipo de formas de financiación en las que sea posible apoyarse con el objetivo de salir adelante. Todo implica, eso sí, un factor imprescindible a tener en cuenta: que cualquier dinero que recibamos tendremos que devolverlo posteriormente, ya sea con o sin intereses.

Y eso implica que en el momento de recibir la financiación hemos firmado un compromiso de devolución que después estaremos obligados a cumplir. Los emprendedores tienen que vigilar mucho este factor para, después, de buenas a primeras, no encontrarse en una situación complicada al verse agobiados con recibos de préstamos que se van acumulando mes a mes. Por ello hay que hacer muchas cuentas y negociar bien las condiciones de los préstamos para no pillarse los dedos después. La carencia, que suele estar entre las opciones de los préstamos, es una buena forma de comenzar a trabajar sin presión.

El entorno ideal

Para un emprendedor que tiene una idea con posibilidades de triunfar o que trabaja en un negocio con previsiones positivas, la situación ideal implicaría tener dinero suficiente para pagar el préstamo sin ningún tipo de falta. Esto significaría que una vez pasado el tiempo de carencia acordado, por ejemplo, un periodo de seis meses, ya habría suficientes ingresos en la empresa como para afrontar el pago mensual de la mensualidad correspondiente. De esta forma, mes a mes se iría reduciendo el importe prestado y la empresa podría seguir trabajando sin presión y de una manera sólida. Incluso si inicialmente se ha pactado una mensualidad reducida, pero el negocio va muy bien, se puede aumentar el valor de las mensualidades o realizar un pago directo de parte del préstamo, para que el tiempo de compromiso sea menor.

Solución para emprendedores

Posibles situaciones adversas

Pero el autónomo no puede descuidarse ni olvidar que siempre debe tener un plan B para momentos complicados. ¿Y si su idea resulta un fracaso y no sale adelante? Esto no implicará que el emprendedor esté libre de devolver el dinero que recibió en su momento para iniciar el negocio. Tendrá que devolverlo de la misma forma, siguiendo los plazos acordados y las mensualidades. Pero supondrá un problema, porque el negocio no estará dando beneficios y habrá que obtener este ingreso de una forma diferente, a fin de no acumular deudas. Esta es una situación muy real y debe ocurrir, por lo que siempre hay que pensar en un plan B en términos financieros o no ser tan ambiciosos con las condiciones del préstamo cuando se solicite.

¿Y si ocurre algo todavía peor?

Tomando como ejemplo tanto la situación ideal, como el ejemplo en el que el emprendedor se ha encontrado con un obstáculo en su camino que le ha impedido triunfar, puede ocurrir algo que afecte a los dos casos. Por ejemplo, que el autónomo sufra un accidente grave y este le impida volver a trabajar como lo ha estado haciendo hasta el momento. Tanto si le negocio era un éxito como si estaba siendo un fracaso, supondrá que no podrá volver a trabajar y que todo se detendrá en la mayor parte de los casos. ¿Qué hacer en ese tipo de situación?

El accidente puede derivar en que el emprendedor sufra una invalidez grave que le impida volver a trabajar como lo había hecho antes. Y si la invalidez es muy grave, hasta puede necesitar asistencia médica las 24 horas del día. Todo ello supone un cambio de planes y un gasto añadido para la familia. En este sentido, no se podrían pagar las mensualidades del préstamo e incluso habría todavía más gastos. Si el autónomo fallece en el accidente, las mensualidades derivarán a su familia y además esta tendrá que correr con los gastos que suponga el entierro posterior. Será otra situación problemática a a la que plantar cara.

Para dar solución a todos estos casos los emprendedores tienen que contratar un seguro de vida. Este se ocupará de cubrir la cuantía pendiente del préstamo y además de proporcionar a la familia la liquidez necesaria para afrontar todo lo que suponga el entierro. Es la única forma de solventar una situación tan indeseada como esta.

Foto: Kaboompics_comgeraltTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios