fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿Puedo contratar un seguro de vida para otra persona?

¿Puedo contratar un seguro de vida para otra persona?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonEl seguro de vida es uno de los productos que más se contratan, precisamente porque es una garantía tanto para el tomador y beneficiario como para los familiares en caso de que sea necesario recurrir al mismo.

Ahora bien, una pregunta que genera muchas dudas es acerca de la posibilidad de contratar una póliza de vida para otra persona, es decir, el caso de que quien pague el seguro no sea ni tomador ni beneficiario. La respuesta a esta pregunta es afirmativa, aunque con los matices que se analizan a continuación.

En qué casos puede contratarse un seguro de vida para otra persona

seguro de vida

En la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro queda explicitado que si alguien contrata y paga un seguro de vida para otra persona, necesita el consentimiento expreso del asegurado o acreditar que conoce su existencia o existe interés por algún otro medio. Por tanto, no se admite la contratación de una póliza de seguro de vida sin que el asegurado tenga constancia. En el caso de los menores de edad, es necesaria la autorización de sus padres o representantes legales.

En consecuencia, según la legislación española es posible contratar un seguro de vida para un tercero, pero es necesario que el asegurado conozca de su existencia (y ello pueda demostrarse) o exprese su consentimiento escrito a ser asegurado; de otra forma no resulta viable.

Además, conviene señalar que esta normativa se aplica tanto a familiares como a personas que no tengan rango alguno de parentesco. Por tanto, no puede contratarse un seguro para un padre, madre o hijo sin obtener el permiso necesario para ello.

¿Se puede ser tomador y beneficiario del seguro de otra persona?

Al hilo de la cuestión anterior, salta una duda sobre otra: ¿es posible ser tomador y beneficiario del seguro de un tercero? En este caso, la respuesta también es afirmativa, pero ha de constar el consentimiento expreso del asegurado para ello; si no es así, no sería válido.

Por tanto, es posible ser el beneficiario y tomador de un seguro de otra persona como el cónyuge o los padres, siempre y cuando el asegurado lo firme. En este caso, se trata de asegurar a un tercero que no podría cambiar los beneficiarios de la prima porque no sería el tomador de la póliza. Este punto es importante tenerlo en cuenta, puesto que es el tomador quien puede cambiar los beneficiaros de su seguro en un momento determinado.

En cualquier caso, conviene recordar que para suscribir un seguro de vida es necesario cumplimentar un cuestionario por parte de la empresa aseguradora o, en determinados casos, pasar un reconocimiento médico. De hecho, no existe un capital para asegurar que esté exento de este tipo de trámites y dependerá de la aseguradora hacerlo o no. Eso sí, es la persona asegurada quien ha de contestar a las preguntas que le planteen o someterse al reconocimiento.

Los seguros de vida se han convertido en una fórmula habitual entre las familias españolas. Son toda una garantía tanto para el asegurado como para sus familiares, puesto que no se sabe qué contratiempos depara el destino a cada uno. Por tanto, existen razones de mucho peso para contratar una póliza de este tipo.

En conclusión, los beneficios del seguro de vida son importantes, aunque, como se ha señalado, es necesario que todo asegurado dé su consentimiento expreso para ser partícipe, con independencia de quién sea el beneficiario y el tomador y de quién pague la póliza. El mejor momento para contratarlo es ahora, así que te animamos a que entres en nuestro comparador y busques la póliza que más se adapte a tus necesidades.