fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿Qué cobertura tiene mi seguro si me quedo inválido?

¿Qué cobertura tiene mi seguro si me quedo inválido?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonUna de las preguntas que muchos usuarios se hacen es: ¿puedo tener un seguro si me quedo inválido? Ciertamente, en los seguros de vida no siempre se incluye la cobertura que protegería al tomador en caso de que quedara incapacitado. Por ello, en este artículo vamos a explicar cuáles son las pólizas que cubren estos sucesos.

Seguro de incapacidad

Lo primero que debemos tener en cuenta es que este producto estaría dirigido a esa situación en la que una persona sufriese una incapacidad laboral y no una discapacidad como tal. Por ello, está destinada a suplir la pérdida de ingresos temporal que se prolongará durante el tiempo que el asegurado no pueda acudir a su puesto de trabajo y posteriormente se parará.

De esta manera, el subsidio que ofrece el seguro es limitado, aunque puede ayudar mucho a quienes no pueden darse de baja, como ocurre con los autónomos. Por tanto, si lo que buscas es una póliza para cubrir necesidades económicas de situaciones tan concretas y puntuales como estas, habrás de contratar un seguro específico.

Seguro de discapacidad

Seguro de discapacidad

Según la OMS, un 15 % de la población mundial padece alguna discapacidad. Para proteger a estas personas, las compañías aseguradoras ofrecen un seguro de incapacidad que incluye garantías habituales de la póliza de salud, por ejemplo, medicina primaria o acceso a especialistas.

También suele incluir terapias de rehabilitación, entre otras, los gastos de hospitalización y la cobertura en Estados Unidos.

Cómo reclamar el seguro

Una cuestión muy importante es que en muchos seguros de vida se reconoce la incapacidad permanente como opción para rescatar la cuantía asegurada. Por este motivo, no está de más, si tienes un seguro de vida, que compruebes si esta cobertura está incluida en sus términos.

Es importante saber que la incapacidad permanente deberá ser total o absoluta y que dependiendo de esta designación la actuación de la compañía podrá variar.

Pues bien, para reclamar a tu aseguradora, lo primero será ponerte en contacto con la misma. Cuando les notifiques que se te ha reconocido una incapacidad permanente por resolución del Instituto Nacional de Seguridad Social, ellos te dirán cómo proceder para cobrar la cuantía estipulada en los términos de la póliza. Realmente, el proceso es bastante sencillo, aunque en la práctica suele complicarse.

Qué hacer ante la negativa de la aseguradora

Lo normal es que, a pesar del dictamen del INSS, la compañía exija pruebas médicas adicionales. Esta estrategia busca demorar o evitar el abono del dinero que acordaras en su momento.

Por esta razón, lo ideal es que recopiles todo tu historial clínico y los informes y tratamientos en los centros en los que seas asistido antes de que se te reconociera la incapacidad permanente. Ante la negativa de la empresa, la única vía posible es reclamar.

A fin de cuentas, si en el contrato se te reconoce una cláusula de incapacidad permanente, acabarás cobrando, aunque habrá que pelear un poco. Muchas veces, las razones que alegan es que el motivo de la incapacidad se debe a problemas de salud que has padecido antes de su contratación.

Seguro incapacidad

¿Es suficiente la pensión de la Seguridad Social?

Por desgracia, la respuesta a esto es negativa. Es importante que tengas claro que con las pensiones de la Seguridad Social no podrás tener cubiertas las necesidades básicas que te surgirán con el paso de los años. Por tanto, ello mermará tu calidad de vida. 

Todos los argumentos pueden revertirse, así que ante tu interrogante sobre si debo contar con un seguro si me quedo inválido, ponte en manos de profesionales. Por otro lado, revisa bien siempre las condiciones y pregunta antes de firmar un seguro de vida. En caso de que algo no quede claro, pide que se añada la explicación en el contrato antes de firmarlo.