Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Qué debemos hacer ante una situación de invalidez?

¿Qué debemos hacer ante una situación de invalidez?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaA nadie le gusta pensar que puede verse en una situación de invalidez, pero es algo que puede ocurrir de la noche a la mañana debido a un accidente o a un problema médico. Por eso es recomendable que sepamos qué debemos hacer en este tipo de casos en los que la invalidez llevará a que cambiemos totalmente de vida. A continuación describiremos los pasos a seguir si nos encontramos ante una de estas situaciones.

Así comienza

Cuando sufrimos ese terrible incidente que nos lleva a vernos mermados en nuestra capacidad física o mental siempre tenemos un proceso de intento de cura o de recuperación. Si a lo largo de este periodo no hemos conseguido mejorar y se nos diagnostica una invalidez tendremos que afrontar un cambio extremo en nuestra situación de vida. Ya no podremos vivir de la misma manera que antes y no tendremos la misma capacidad para trabajar. Las secuelas que nos pueden haber quedado, que pueden ser funcionales, psíquicas o físicas, nos llevarán a que formalicemos nuestra condición siguiendo los procesos oficiales.

Habrá que realizar una propuesta de incapacidad, proceso en el cual contaremos con el apoyo de nuestra aseguradora y de la correduría de seguros. A partir de ahí recibiremos una cita en la cual se tramitará la revisión pertinente de la mano del EVI (siglas correspondientes a Equipo de Valoración de Incapacidades). Será este el que se ocupe de comprobar el estado del paciente y su capacidad en base a lo indicado en la presentación de los documentos. Esta información será revisada por un comité del ISM o el INSS con la intención de determinar si existe esa discapacidad y el nivel de la misma. Se otorgará un grado en base al grado de discapacidad que merezca el paciente, otorgando una cuantía determinada y contando además con la cobertura del seguro. A partir de ahí la vida del discapacitado tendrá que concentrarse en amoldarse a su nuevo estado respecto a la forma en la que vivía antes.

Distintos tipos de discapacidad

Es importante que dispongamos de un buen seguro que nos cubra ante este tipo de posibles situaciones, como que suframos una discapacidad sin importar el grado de la misma. Nosotros y nuestra familia viviremos más tranquilos si contamos con esa cobertura que tan necesaria resulta en este tipo de casos. Todos los niveles de discapacidad permanente, que es en la cual nos concentramos, afectan a la vida, pero es bueno que los conozcamos de antemano para saber qué podemos esperar de nuestra nueva situación.

silla de ruedas

La discapacidad permanente parcial es aquella que nos deja problemas en el rendimiento del 33% teniendo en cuenta la profesión que hayamos realizado principalmente a lo largo de nuestra vida. Eso significa que podemos hacer algunas de las tareas de nuestro trabajo, pero no todas ellas. Cuando esto ocurre podemos mantener el puesto de trabajo, aunque nuestro rendimiento en el negocio será muy inferior al previo. En principio no debería haber ningún tipo de problema para realizar cualquier tipo de trabajo, dado que el porcentaje de reducción no es demasiado elevado.

Otro de los tipos es la discapacidad permanente total. En este contexto lo que ocurre es que ya no podemos hacer el trabajo que desempeñábamos antes, pero sí uno distinto. En los menores de 60 años se puede conseguir una compensación directa y en todos los casos existen una serie de indemnizaciones de las que es posible beneficiarse. En cualquier caso, este tipo de discapacidad no significa que se pierda la capacidad de trabajar. Solo hay que reconducir los pasos del paciente en cuestión para que vuelva a sentirse dentro de un trabajo y que así se integre en el organigrama de la sociedad de forma activa. No hay problema en seguir trabajando en la misma empresa, pero nunca en el mismo puesto.

La siguiente discapacidad es la absoluta. En este caso no se puede trabajar en ningún caso, dado que se inhabilita a la persona para todos los puestos. Sí que se pueden seguir realizando algunas tareas dependiendo del residuo de capacidad que le haya quedado a las personas en cuestión que la sufran. Y en último lugar existe la gran invalidez, caso en el cual se cumple el ejemplo de la discapacidad absoluta, pero con la particularidad de que en este caso el paciente requiere ayuda constante para poder seguir viviendo. Este es el tipo de caso más grave y conviene siempre tener cerca el apoyo de una buena correduría que nos pueda aconsejar y acompañar en los distintos pasos que habrá que dar para formalizar la discapacidad pensando siempre en el beneficio del paciente. En todos los casos, como indicamos, la situación puede cambiar mucho si tenemos o no un seguro contratado, dado que nos aportará un punto de apoyo económico importante para este tipo de situaciones en las que nunca pensamos, pero que no por ello no ocurren.

Foto: klimkinstevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios