Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Qué debo hacer con mi seguro de vida si mi estado de saluda varía?

¿Qué debo hacer con mi seguro de vida si mi estado de saluda varía?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaCon el paso de los años ha cambiado mucho el punto de vista que han adoptado las personas respecto a la contratación de seguros de vida. En el pasado había numerosas dudas acerca de hasta dónde era necesario comunicar a la firma aseguradora los cambios que se produjeran en la salud de las personas. ¿Se podía no informar a la aseguradora para impedir que se realizasen modificaciones en las primas y las cuantías a afrontar? Algunas personas se planteaban esta posibilidad y se metían en problemas debido a ello, pero en la actualidad todo esto ha pasado a segundo plano debido a que la sociedad ha ido ganando más consciencia con el paso del tiempo. Hoy día sabemos que si tenemos un seguro de vida debemos realizar ciertas cosas una vez nos encontramos con que nuestro estado de salud varía de forma significativa.

Hay que ser conscientes

Es importante saber que estamos en unos momentos de la sociedad en la cual el mundo se comporta de forma más consciente con todo aquello que le rodea. Esto significa que ya no pensamos tanto solo en nosotros mismos como ocurría generaciones atrás, sino que estamos más abiertos a preocuparnos de todo lo que nos rodea. Y no solo nos referimos a nuestra familia, ya que todo el mundo, las cosas y las empresas pasan a tener un vínculo más sensible con nuestra vida. Somos más empáticos y eso, en cierta manera, nos hace mejores. Lo vemos fácilmente con las personas que tienen un seguro de vida y sufren algún cambio de estado en su estado de salud.

Como decíamos antes, en el pasado era muy común que el proceso consistiera en que esa persona ocultara esos cambios con el objetivo de que su aseguradora no realizara ningún cambio en la póliza y en la prima. Era una manera de intentar taparlo para beneficiarse de unas condiciones más adecuadas. ¿Pero qué ocurría en el momento en el cual llegaba la hora de beneficiarse de la cobertura que proporcionaba el seguro? Ahí comenzaban los problemas, dado que es fácil comprobar en qué momento se ha diagnosticado una enfermedad. El asegurado, por mucho que pensase lo contrario, no tenía nada que ganar en este tipo de situación. Eso llevaba a momentos complicados que siempre hay que intentar evitar por todos los medios posibles.

¿Y cómo lo hacemos? Debemos hacerlo hablando con nuestra correduría de seguros, que será la que se ocupe de supervisar nuestro caso y de hacer las gestiones pertinentes en el momento en el que se produzca un cambio importante en nuestra salud. Sabemos que “importante” es un término ambiguo y que hay personas que pueden considerar un cambio de salud importante o no dependiendo de lo que ellas piensen. En general es bueno que consultemos con la correduría cuando tengamos dudas y que recordemos que un resfriado común no es motivo para hacer una modificación en el seguro, pero sí lo es una enfermedad crónica, por poner un ejemplo identificable.

calculando póliza

¿Qué ocurre luego?

A partir del momento en el que informamos de que se ha producido un cambio en nuestro estado de salud lo que pasa es que la correduría y la aseguradora pactan los nuevos términos bajo los que se debe asentar el seguro que tengamos contratado. Las posibilidades son inmensas y pueden ocurrir todo tipo de cosas, por lo que no podemos deciros con exactitud qué pasará a continuación. Dependiendo del tipo de enfermedad, de las previsiones que se tengan hacia la misma, de los riesgos que implique para la vida y de muchos otros factores, el seguro de vida tendrá que modificarse y basarse en algunos cambios específicos.

Es lógico esperar que si hemos sido diagnosticados con una enfermedad mortal, como cáncer, tendremos que hacer frente a una serie de cambios mayores que si simplemente nos hubiéramos roto una pierna. Son factores distintos que se deben valorar en la justa medida de cada caso para ver cuáles son los resultados a los que llegaremos para mantener nuestro seguro de vida activo, cubriéndonos a nosotros y nuestra familia si algo llegase a ocurrir. En algunos casos también depende de la esperanza de vida que nos hayan dado y de si esta se ha visto gravemente afectada.

Pero lo que siempre hay que recordar es que debemos ser personas con sentido común y tener en cuenta que si algo nos ocurre a nivel físico y de salud no deberíamos dudar en contactar con nuestra correduría de seguros. Esto nos evitará sufrir sorpresas futuras que pudieran dar problemas, en una determinada situación, a que nuestra familia cobre el capital que le corresponde por el seguro que venimos manteniendo desde tiempo atrás. Al fin y al cabo, siempre hay que buscar el beneficio de los nuestros mirando de una manera constante hacia el futuro, que no deja de ser el momento de la vida sobre el cual no tenemos control.

Foto: DarkoStojanovicFirmBeeTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios