Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Qué dice la Ley de Seguros sobre los seguros de vida?

¿Qué dice la Ley de Seguros sobre los seguros de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa Ley de Seguros se encuentra definida de manera oficial desde décadas atrás y se mantiene activa, aunque actualizada, a lo largo de los años. A partir del artículo 83 de la ley se comienzan a detallar las condiciones implícitas en la contratación de seguros de vida. Estas normas son inamovibles y se deben respetar en todos los casos en aquellos seguros que se hayan contratado dentro de España. Es importante conocer la ley para tener constancia de cuáles son nuestros derechos, sobre todo a la hora de reclamar a una aseguradora.

Así está escrita la ley

En el documento queda grabado que es obligatorio que la contratación de un seguro de vida repercuta al beneficiario del mismo con el cobro de un determinado valor económico en caso de producirse una situación que de lugar a que el seguro deba cobrarse. Puede ocurrir que el asegurado fallezca y que el beneficiario reciba el importe del seguro, o que el asegurado sea merecedor de ese importe aunque haya sobrevivido a un incidente que haya mermado su calidad de vida. Así mismo, el seguro no solo se puede estipular sobre uno mismo, sino también sobre la vida y seguridad de un tercero.

La prestación a recibir tendrá que haber sido convenida previamente y reflejada en la póliza de contratación. Para determinar este importe se habrán usado las bases de técnica de tipo actuarial y criterios específicos de cada caso concreto. En los casos en los que se cubra el fallecimiento, el asegurado tendrá que dar su autorización por escrito respecto a la elaboración del seguro. Para los casos en los que el asegurado se trata de una persona que no ha alcanzado la mayoría de edad, sus tutores legales también deberán firmar una autorización. No obstante, no se pueden asegurar de muerte personas menores de 14 años. Tampoco es posible asegurar bajo estas circunstancias a incapacitados.

Ley de seguro de vida

En el momento en el cual se reciba el documento de cobertura provisional o en su caso la póliza, la persona que haya tomado el seguro (siempre y cuando este refleje una duración que sea superior a medio año) tendrá un tiempo de 30 días para romper el contrato. Esto no supondrá ningún tipo de penalización para el cliente. Hay algunas excepciones en este sentido, como aquellos seguros de vida en los que el riesgo de la inversión está cubierta por el tomador. Para poder resolver el contrato y cancelarlo dentro del plazo, el tomador tendrá que notificar al asegurador su decisión por medio de un sistema duradero. En ese momento, cuando se emita la comunicación de cese de contrato, el seguro ya no será válido y no estará cubriendo al asegurado. El tomador tendrá que devolver la prima determinada pagada, pero restando el tiempo que sí se haya disfrutado el seguro. Habrá 30 días para hacer esta devolución económica.

Los derechos del asegurado

El asegurado puede cambiar el beneficiario sin permiso del asegurador. Para ello hay que realizar una de tres acciones: modificar el testamento, añadir un escrito adjunto o cambiar la póliza. Si se fallece sin tener un beneficiario, el capital se convierte en uno de los beneficios y propiedades del tomador. En los casos en los que el beneficiario sean los hijos, el seguro tiene constancia de que se incluyen en este grupo todos aquellos descendientes que por ley tienen derecho a una herencia. En el caso de estipularse que sean los herederos, se contarán a los que reciban esa condición cuando el asegurado fallezca. Lo mismo ocurre con el cónyuge, siendo útil en el momento de la muerte la persona que tenga ese título para recibir el importe determinado que le corresponda.

En los casos en los que el seguro se divida entre distintas personas a modo de beneficiario, el importe se dividirá en partes exactas para todos. Si se habla de herederos la parte se dividirá dependiendo de la cuota hereditaria. Los cambios de beneficiario los puede realizar el tomador en cualquier momento. El único inconveniente que puede encontrarse es si anteriormente ha renunciado al derecho de poder hacerlo por no estar en condiciones adecuadas.

La ley estipula, por otro lado, que si el beneficiario es quien causa la muerte del asegurado, no tendrá derecho a la prestación. Ésta pasará a formar parte de su patrimonio. Además, el suicidio está cubierto en el momento en el cual pasen 12 meses de la finalización del contrato. El asegurado tiene derecho a conocer el valor de rescate de su póliza de seguro en todo momento. El plazo de la póliza, por otro lado, no puede tener un plazo que se extienda más allá de dos años. Además de esto, el tomador del seguro tiene la posibilidad de pignorar o ceder la póliza con una excepción: que esta persona se haya convertido en beneficiario irrevocable de la misma. Cualquier decisión al respecto se tiene que tomar por escrito para su correcta gestión.

Foto: jarmolukUnsplashTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios