Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Qué documentación debemos presentar si fallece un familiar directo con seguro de vida?

¿Qué documentación debemos presentar si fallece un familiar directo con seguro de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaEl fallecimiento de un familiar nunca es agradable. La familia tiene que plantar cara a un buen número de situaciones derivadas de este suceso. Y todo ello mientras el núcleo familiar se esfuerza para superar el mal trago que supone tener que despedirse de un ser querido. Los pasos a seguir aumentan todavía más en el caso en el que el fallecido tuviera un seguro de vida. Porque de forma obligatoria hay que realizar una serie de gestiones para tener la oportunidad de obtener el beneficio que supone el seguro de vida.

Y la primera pregunta que nos viene a la cabeza es ¿qué hacemos en ese momento?

Documentación fundamental

Tanto si el fallecido contaba con seguro de vida como sino, hay una serie de pasos que se tienen que realizar y de documentos a obtener. Ese es un aspecto imprescindible al producirse el fallecimiento de una persona. Lo primero que hay que conseguir es el certificado médico de defunción. Este es un documento que atestigua que realmente la persona en cuestión ha fallecido.

Lo tiene que emitir el médico que tratara a la persona fallecida o un médico que haya tenido contacto con el cuerpo y que pueda dar fe del fallecimiento. Si nos encontramos con la necesidad de solicitar este documento no deberíamos sorprendernos si nos preguntan acerca de si estaríamos abiertos a que se produzca la donación de alguno de los órganos del fallecido. De ser donante será algo que quede resuelto y no nos tendrán que solicitar ningún tipo de autorización.

Cuando tengamos el certificado en nuestra posesión habrá que asegurarse de que la familia ha realizado la inscripción de la persona fallecida en el registro civil dedicado a ello. La buena noticia es que este no es un trámite que obligatoriamente tenga que gestionar la familia, dado que suele ser bastante habitual que se ocupe de él la propia entidad aseguradora del fallecido. Al realizar la inscripción del fallecido se proporciona, de forma oficial, el derecho necesario con licencia para que sea posible realizar el funeral del fallecido, tanto si se basará en una incineración como si se producirá a través de entierro.

Con el certificado médico de defunción y previa inscripción ya se podrá realizar el funeral, lo cual supondrá, una vez más, un dolor añadido para la familia. El siguiente paso será obtener otro certificado, en este caso el de actos de última voluntad. Este será el documento que permita a la familia tener constancia de los deseos del fallecido en cuanto a su testamento, estando gestionado por un notario que el mismo fallecido hubiera elegido y determinado con anterioridad. Y a partir de este punto solo hay que solicitar el certificado de los seguros de vida que tuviera la persona fallecida. No es obligatorio que solo exista un seguro, por lo que es importante asegurarse de este punto para gestionar los siguientes pasos de una manera adecuada.

Documentos y papeles

El apoyo de la correduría de seguros

En este paso la familia ya puede contar con el apoyo de la correduría de seguros para realizar la gestión correspondiente que estuviera relacionada con el seguro o seguros de vida contratados. La información obtenida sobre los seguros permitirá descubrir las características de la póliza y ver también quién o quiénes son las personas beneficiarias de la misma. La correduría de seguros ayudará a la familia para ponerse en contacto con la aseguradora y proceder a la gestión para el pago de la póliza determinada. Uno de los documentos obtenidos con anterioridad, el certificado médico de defunción, será necesario en este punto para certificar que el fallecimiento encaja con las cláusulas del seguro contratado.

Después de esto también hay que realizar una solicitud que permita a la familia tener el testamento del fallecido, con lo cual se vuelve a necesitar el certificado de defunción. En este punto también tendrá que ser presentado el certificado obtenido con anterioridad donde quedaron registradas las voluntades finales de la persona fallecida.

A posteriori se realiza el reparto de la herencia y se toma una decisión de la mano de quien resultara beneficiario. También hay que realizar el pago de los impuestos correspondientes y a partir de ese punto se realizará el pago de lo que estuviera indicado en el seguro de vida. La aseguradora tendrá, desde ese momento, un plazo de 6 meses en el cual realizar la gestión del abono, si bien se trabaja para que el pago pueda ser lo más inmediato posible a fin de que la familia tenga la oportunidad de cubrir los gastos que tenga en este proceso.

En todos estos pasos el apoyo de la correduría sigue siendo fundamental, tal y como lo hubiera sido con anterioridad con la persona fallecida en la gestión de su seguro de vida. Una vez cobrada la póliza del capital implícito en el seguro de vida, la familia podrá concentrarse en superar la pérdida.

Foto: jarmolukstevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios