Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Qué es el Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras (RLEA)?

¿Qué es el Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras (RLEA)?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaEl mundo de los seguros no es ajeno a los impuestos. Como cualquier otro tipo de actividad, debe contemplar una serie de cuotas y de gastos que están vinculados a las pólizas. Uno de ellos es el impuesto sobre primas, mientras que otro se encuentra representado en el RLEA (Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras). Este se incluye en todas las pólizas y tiene lugar en el momento en el cual se pagan las primas.

¿Pero qué es y qué significa?

El Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras supone un porcentaje reducido, pero el cual debe estar presente, de la prima que corresponda. Se trata de un 0,15% de lo que está cubriendo las garantías complementarias. Al realizar esta cobertura y acción sobre ellas, queda constancia de que lo que no tiene en cuenta es la garantía principal que se proporciona por fallecimiento. El asegurado deberá tenerlo en mente a la hora de saber qué volumen de impuestos cubre en su póliza en base a la actividad del RLEA.

¿De qué garantías complementarias estamos hablando?

El 0,15% se tributa, tal y como hemos mencionado, de las garantías complementarias. En este grupo se incluyen un buen número de situaciones y factores que pueden haber sido contemplados por el asegurado en la contratación de su seguro de vida. Esto es algo relevante, puesto que se aplica de manera obligatoria y aumenta en base a los volúmenes de garantías adicionales que hayamos decidido contratar.

Una de las garantías complementarias es la que nos asegura por diagnóstico de enfermedades graves. El abanico de enfermedades cubiertas depende de la póliza, siendo flexible para abarcar las que más preocupan a las personas. Esto incluye la insuficiencia renal, el cáncer, un accidente cerebro-vascular, el infarto de miocardio o que tengamos que pasar por una intervención de cirugía con by-pass. No obstante, es importante revisar la póliza para comprobar cuál es el volumen de implicación de estas enfermedades y la cobertura que hay sobre las mismas.

También encaja en este grupo aquella situación en la que no sea solo el asegurado el que fallece, sino también su cónyuge. Esto llevaría a una situación complicada en el entorno de la familia, por lo que el seguro permitiría dotar de un capital añadido que se consideraría capital adicional. El porcentaje del impuesto actuaría también en este caso.

Ocurre lo mismo con alcanzar un estado de dependencia. Esto se refiere a aquella situación médica en la que el asegurado ya no pueda valerse por sí mismo y que necesite en todo momento supervisión y apoyo hasta para las acciones más básicas. Para saber si se está dando una situación de dependencia completa hay que valorar si actividades como limpiarse, alimentarse, vestirse o moverse se pueden realizar de manera independiente o no.

Impuestos en seguros

De forma similar, aunque no con necesidad de derivar en una situación tan grave, consta la invalidez profesional. Esta se aplica a aquellos momentos en los que el asegurado se queda incapacitado para su trabajo, no pudiendo realizarlo de ninguna manera tal y como lo hacía antaño. Con la invalidez absoluta a título personal también se constata este impuesto, convirtiéndose este en uno de los apoyos adicionales más habituales entre aquellas personas que realizan la contratación de seguros de vida.

Y no hay que olvidar las coberturas adicionales que se refieren al aumento de los capitales teniendo como referencia varias situaciones específicas. Por ejemplo, cualquier tipo de accidente refleja que el capital será del doble del que se hubiera asegurado en la póliza, pero esto constará para aplicar el Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras. Y en el caso de que el accidente haya sido de circulación este no aumentará al doble, sino que pasará a ser del triple. La situación es favorable para el asegurado y su familia, pero no hay que olvidar el impuesto.

Estas garantías de coste reducido se pueden contratar como complemento del seguro principal y no tienen un número máximo para determinarlas, sino que queda en manos del cliente tomar una decisión de qué es lo que quiere introducir en su póliza. Pero siempre hay que recordar que esto supone un cambio en los impuestos de la póliza y que se debe reflejar de forma detallada en la misma. Son factores que nunca se deben olvidar cuando estamos realizando la contratación de un seguro.

En el caso de las garantías adicionales, debido a su coste reducido y a lo útiles que pueden ser en todo tipo de situaciones, siempre son recomendables. Las corredurías recomiendan a los asegurados que valoren qué puede ocurrir en su futuro, quizá por motivos personales o de trabajo, y que sepan que pueden tener una forma de protegerse. Porque si bien es imposible pronosticar en su totalidad qué puede ocurrir, sí que podemos saber a qué nos estamos arriesgando más en nuestro día a día.

Foto: 777546WerbeFabrikTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios