Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿Qué es el seguro de vida permanente?

¿Qué es el seguro de vida permanente?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaSiempre que hablamos de seguros de vida pensamos en un fallecimiento o en situaciones que no son demasiado agradables. Este tipo de pólizas están para eso: para cubrir las necesidades económicas de los familiares que han perdido a un ser querido. Aunque en muchas ocasiones somos reacios a contratar un seguro de vida, es bastante recomendable sobre todo si nuestro trabajo es arriesgado o si realizamos actividades peligrosas. Una de las mejores pólizas que podemos adquirir es la permanente. ¿Cuáles son sus ventajas?

Conociendo otro tipo de póliza

Las personas que deciden contratar un seguro de vida permanente tienen la facilidad de que estas pólizas no obligan a establecer una fecha de vencimiento fija. Si contamos con este tipo de seguro la compañía nos garantiza el capital que hayamos estipulado hasta el día del fallecimiento. Seguramente estés pensando que esta característica no es muy distinta a las que presentan otros seguros de vida, pero con los permanentes no solo adquiriremos un capital, también crearemos unos fondos de inversión, ya que las aseguradoras usan parte de nuestros pagos para crear una especie de cuenta de ahorros y realizar inversiones bursátiles.

Aunque las primas que se pagan en un principio suelen ser más altas que las de otros seguros de vida, el hecho de que parte de ellas se dirijan a las inversiones hacen que en el momento de cobrar el capital los familiares no solo se hagan con esto sino también con el dinero que se ha ido acumulando gracias a los beneficios obtenidos en dichas inversiones.

Lo mejor que tiene además este tipo de póliza es que no tendremos de qué preocuparnos durante toda nuestra vida: una vez que se firma el contrato las coberturas tendrán vigencia hasta que cumplamos 100 años. Los seguros de vida permanente también ofrecen varias modalidades. De nosotros dependerá la elección, pero siempre ten muy en cuenta tus necesidades y las de tus familiares de cara al futuro.

Los tipos de pólizas permanentes

El seguro de vida permanente tradicional es uno de los más populares y suele ser el que contrata un mayor número de personas. El objetivo de esta póliza es garantizar el bienestar económico de las familias en el caso de que el asegurado falleciera. Aunque prácticamente todo el mundo puede hacerse con una, lo cierto es que el coste de la misma no será igual, ya que las aseguradoras se basan en unos parámetros establecidos que son los que delimitan la tasa de mortalidad de nuestro país. Hablamos sobre todo del sexo y la edad, aunque aquí también hay que tener en cuenta la situación laboral, las actividades de riesgo, la salud del contratante… un gran número de factores que pueden hacer más costoso este seguro de vida. Eso sí, una vez que la compañía haya delimitado el precio de nuestro seguro este será inamovible y los plazos quedarán fijados en el primer momento que firmamos el contrato. Las cuotas tampoco se modificarán y si alguna vez necesitamos retirar el dinero, o parte de él, solo lo podremos hacer a partir de la fecha que hayamos acordado en la póliza.

Cantidades del seguro de vida

Dentro de estos seguros de vida nos encontramos con el de tipo universal. Normalmente suele ser mucho más flexible que el anterior, puesto que aquí los plazos y las cuantías pueden variar. Así, si contratamos una póliza universal primero fijaremos un precio con la compañía, pero las cuotas que paguemos las podremos cambiar en cualquier momento tanto para aumentarlas como para disminuirlas. Para llevar a cabo esta acción tan solo tendremos que comunicárselo a la aseguradora y no hará falta que cancelemos la póliza en uso ni tampoco crear una nueva con otras coberturas o condiciones.

Igualmente, también podemos variar la frecuencia de los pagos, de mensual a semanal, de semanal a anual… lo que más nos convenga. El único “pero” que tiene este seguro de vida es que a medida que vayamos cumpliendo años el coste del mismo aumentará según en la edad que nos encontremos. Con las pólizas universales nosotros podemos decidir hacia dónde se va a dirigir el capital que estamos utilizando. La cantidad que queremos que se establezca para llevar a cabo las inversiones y la otra que formará parte de la prima que se cobrará en un futuro. En ambos casos tendremos que hacerlo con una cuantía mínima cuya cifra varía según la aseguradora con la que trabajemos.

Por último existe el seguro de vida permanente variable, donde el propio asegurado puede realizar sus inversiones en acciones, en fondos… esto hace que el contratante se responsabilice de asumir los riesgos, ya que estas operaciones no siempre aportan beneficios y las compañías no aseguran su rentabilidad. Hay que tener en cuenta que con estas inversiones el valor de la póliza puede variar si nuestras operaciones han sido un éxito o un fracaso.

Aunque todas estas pólizas presentan primas más altas que otras, lo bueno es que gran parte de este capital se destina a crear intereses cuyas cantidades generadas las podremos obtener en un futuro y será una forma de compensarnos. Los principales perfiles de los contratantes de estos seguros suelen ser personas que tienen una pareja dependiente, jubilados, jóvenes que quieren aventurarse en las inversiones o asegurados que han decidido cambiar su póliza de A término.

Foto: AjalestevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Guia gratis sobre como contratar un seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios