Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿Qué ocurre si dejo de pagar el seguro de vida?

¿Qué ocurre si dejo de pagar el seguro de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaAunque todo el mundo debería hacerse con un seguro de vida, existe una franja de edad adecuada en la que es mucho más recomendable contratar una póliza. Si te encuentras entre los 30 y los 50 años de edad, es el momento perfecto para hacerte con un seguro, puesto que suelen ser en estos años cuando tenemos mayores cargas familiares, aumentan nuestras responsabilidades económicas o nos metemos en una hipoteca. Por ello en el caso de que algo grave ocurriese, el seguro de vida ofrecería unas buenas garantías a nuestras familias para que no les faltase de nada.

También es cierto que, aunque esta edad es perfecta para la contratación de un seguro, en muchas ocasiones se pueden dar imprevistos, que nos meten de lleno en un problema económico. Por ejemplo, se encarecen los estudios de los hijos, hemos pedido préstamos, alguien de la familia se ha quedado en paro… es entonces cuando empezamos a hacer números y decidimos que hay que dejar a un lado algunos gastos. Entre ellos, es posible incluir el seguro de vida, puesto que pensamos que no es algo vital en ese momento y que podemos prescindir de él para ahorrar un poco más.

No es la primera vez que nos encontramos con personas que dejan de pagar la prima de un seguro y por tanto también dejan de estar cubiertos. Sin embargo, antes de eliminar la póliza de nuestras vidas es conveniente que acudamos a una correduría para que pueda aconsejarnos sobre la situación por la que estamos pasando. A veces podemos encontrarnos en situaciones que creemos extremas, pero en vez de dejar de pagar la prima debemos cerciorarnos de que es la única solución a la que nos podemos aferrar. Por este motivo es importante que consultemos a una correduría todos los puntos necesarios para que así sepamos que estamos tomando la decisión correcta. En el caso de que no quieras acudir a los profesionales y tengas claro que vas a dejar de pagar la prima de tu seguro, pueden ocurrir varias cosas dependiendo del tipo de póliza que tengas contratada.

¿Cuántos tipos de seguros hay?

Antes de hablar de las situaciones en las que podemos encontrarnos debemos saber cuántos tipos de pólizas hay, ya que según la que hayamos contratado tendremos unas posibilidades u otras. Así, podemos hacernos con un seguro a término, en el cual se establece un plazo de vencimiento de la póliza y cuando se llegue al mismo se puede renovar anualmente para seguir disfrutando de las coberturas contratadas. Pero también podemos hacernos con un seguro permanente, que es una especie de cuenta de ahorro, ya que llegado el momento la cantidad de prima que se destina al capital puede llegar a ser superior a la prima que pagamos por el mantenimiento de nuestro seguro.

Negociando el seguro

¿Qué situaciones podemos encontrarnos?

Si nos hemos hecho un seguro de vida a término, en el caso de que dejemos de pagar la prima de nuestra póliza, será una de las opciones más sencillas, puesto que en el momento en que no llevemos a cabo el pago, el seguro de vida se invalidará y por tanto desde ese mismo instante dejaremos de tener las coberturas que habíamos contratado con esta póliza. Sin embargo, la cosa cambia un poco cuando hemos contratado un seguro permanente, ya que en este caso podemos encontrarnos con tres situaciones diferentes.

En primer lugar, hablaremos de la posibilidad de poder pasar esa póliza a una de a término. Así nos aseguraremos de que en el momento en el cual acabe el plazo, no tendremos que seguir pagando la prima si no lo queremos. Eso sí, para llevar a cabo este intercambio debes informarte bien de que la compañía con la que trabajes te lo permita, puesto que no todas las aseguradoras nos ofrecen esta posibilidad. Por otro lado, también podemos ajustar las coberturas que teníamos contratadas en un principio o incluso eliminar algunas de ellas para así intentar reducir el coste de nuestra prima y poder hacer frente al pago de la misma. Al igual que ocurre con el anterior caso, aquí también debemos saber si la compañía nos permite realizar este movimiento.

Finalmente, se puede dar el caso del cese de la póliza. En este contexto hay que comentar que muchas compañías permiten que este cese sea temporal, puesto que creemos que la situación por la que estamos pasando es esporádica, pero también hay algunas aseguradoras que nos eximen de la prima del seguro si se da alguna circunstancia delicada, como es el caso de la invalidez o discapacidad. En cualquier caso, aunque podemos encontrarnos con todo tipo de situaciones, lo ideal es que antes de contratar un seguro de vida calculemos bien la cantidad de prima que podemos permitirnos, estableciendo las coberturas que necesitemos y no otras adicionales.

Foto: Free-PhotosrawpixelTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Guia gratis sobre como contratar un seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios