fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

¿Quién cobra el seguro de vida cuando no existe beneficiario?

¿Quién cobra el seguro de vida cuando no existe beneficiario?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonUn seguro de vida es un producto que ofrece unas garantías relativas a cubrir, según la clase de póliza que se elija, tanto el fallecimiento como la supervivencia de una persona.

En el primero de los casos, se recibirá una indemnización para asegurar unas coberturas económicas y asistenciales por el descenso de los ingresos que haya provocado la muerte del asegurado. Por lo que respecta al segundo, se puede obtener una renta, por ejemplo, en función del ahorro que se haya generado mediante el capital asegurado.

Los seguros de vida, por otro lado, forman una familia con diversas ramificaciones. Entre ellas, hay que destacar los seguros de accidentes asociados a tarjetas de crédito y los de vehículo. A grandes rasgos, los procedimientos de amortización de estos productos de las compañías de seguros siguen el esquema referido arriba para el público general y común.

¿Qué ocurre si no se ha designado beneficiario?

El supuesto que se analiza en este texto es el mollar por el que se suscriben estas pólizas. Se trata de averiguar quién cobra y recibe los servicios especiales contratados cuando se ha producido el hecho biológico que justifica apostar por estos productos de las aseguradoras.

En cuanto al hecho biológico en cuestión, básicamente, se trata de un fallecimiento o un accidente. Ambos suponen un descenso fuerte y sobrevenido del nivel de ingresos, que es la circunstancia que se desea cubrir mediante el capital asegurado.

En este sentido, el tomador del seguro es quien tiene la potestad de designar tanto al asegurado como a los beneficiarios. Por otro lado, conviene señalar que no siempre el tomador y el asegurado coinciden en la misma persona.

En ocasiones, sucede que el tomador no ha designado los beneficiarios (por ejemplo, en el testamento) o estos no se pueden deducir con facilidad de las manifestaciones que hubiera realizado. En estas situaciones, existen unas reglas que se ponen en práctica en los contratos de estos seguros y sirven para repartir los fondos que queden a efectos de cobrar.

¿Quién cobra el seguro de vida sin beneficiario determinado por el tomador? Es preciso respetar un orden, que es el siguiente, de modo preferente y excluyente: cónyuge, hijos y herederos del asegurado. ¿Qué significan la preferencia y la exclusión? Vale la pena poner un ejemplo que resulte clarificador: si cuando se ha producido el final del contrato o un siniestro, el cónyuge aún está vivo, es él quién recibe el dinero.

beneficiarios seguro de vida

Pero conviene recordar que, si estas normas de adjudicación no quedan claras en el contrato del seguro, el capital es incorporado directamente al patrimonio del tomador.

¿Quiénes son los beneficiarios que se acogen a la designación genérica?

Por último, la designación genérica es una fórmula que puede emplear el tomador para no hacer mención explícita de los beneficiarios. Se utiliza sobre todo para las familias con circunstancias más complejas, como los hijos de relaciones anteriores. En consecuencia, sin citar las identidades, quedan como beneficiarios el cónyuge o los hijos.

Respecto a los hijos como beneficiarios, se sobreentiende la referencia a los descendientes del asegurado, los cuales ostenten, sin excepciones, los derechos a recibir la herencia correspondiente. No importa, en este aspecto, que provengan de la pareja actual o de una con la que se estuvo anteriormente.

En cuanto al cónyuge, su designación genérica remite al que mantenga esa condición cuando se haya dado el fallecimiento del asegurado, y no al que la ostentaba cuando se firmó el contrato del seguro. Ante un divorcio y una posterior boda, cambia automáticamente el beneficiario.

asignación seguro de vida

Vale la pena aclarar quiénes son los beneficiarios del seguro de vida para que no surjan dudas difíciles de resolver en situaciones críticas. ¡Conviene consultar a los expertos!