Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

¿Quiénes son los herederos legales de un seguro de vida?

¿Quiénes son los herederos legales de un seguro de vida?

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa contratación de un seguro de vida, sobre todo confiando en el apoyo y soporte de una correduría de seguros, no tiene ningún tipo de misterio. Es algo sencillo y sin complicaciones. No obstante, siempre surgen algunas dudas sobre temas muy específicos en los que quizá no pensamos en el momento en el cual realizamos la contratación de una póliza. Por ejemplo, es frecuente plantearse en algún u otro momento quiénes son los herederos legales de un seguro de vida, como preocupación para saber que nuestro seguro llegará a buenas manos en el momento en el que lamentablemente fallezcamos.

¿Quién es el beneficiario?

Hay que decir que el concepto básico sobre quién es el beneficiario de un seguro no resulta difícil de entender. Se trata de la persona que ha designado el tomador del seguro y que será quien, una vez la póliza se active, cobrará la prestación que le corresponda. ¿Pero cómo se designa un beneficiario? Hay distintas maneras de hacerlo y todas ellas son válidas a la hora de confirmar la validez de un seguro. Por ejemplo, el método más habitual es indicar, en el momento de contratación de la póliza, la persona que resultará beneficiaria de ello. Pero también hay otras opciones. Una de ellas es mediante el testamento. Este documento siempre sirve como elemento definitivo de una voluntad, por lo que sería la persona atestiguada en él quien resultaría beneficiaria del seguro. Por otra parte, también serviría emitir una declaración por escrito en la cual el tomador del seguro le comunicara a la entidad aseguradora su voluntad. Hay que decir, eso sí, que la entidad aseguradora no tiene porqué dar su consentimiento para que se produzca este cambio de beneficiario. Se trata de una entidad pasiva que no pesa en el momento de tomar esta decisión.

La única ocasión en la cual el tomador del seguro no puede realizar ningún tipo de cambio en el beneficiario se encuentra en el momento en el cual este haya renunciado a ello. La renuncia tendrá que realizarse por escrito para que tenga validez. Hay situaciones en las que esto puede ocurrir, como en aquellos casos en los que el tomador ha denominado como beneficiario no a su familia, sino a una entidad bancaria.

La ley es clara en cuanto a quién es el beneficiario de la póliza en cuestión y cómo otros factores no influyen de una manera directa sobre la póliza en cuestión. Por mucho que el tomador del seguro tenga deudas pendientes o herederos legítimos, el seguro de vida no podrá recaer sobre estas personas de ninguna de las maneras. La póliza siempre recaerá sobre el beneficiario auténtico que se haya estipulado en el contrato, aunque no hay nada que implique que los acreedores o los herederos no puedan hacer uso de sus derechos para solicitar el abono de determinadas primas.

Definiendo un beneficiario

¿Qué más es importante tener en cuenta?

Uno de los problemas más frecuentes en la determinación de beneficiarios de un seguro se encuentra en aquellos casos en los que no se proporcionan nombres determinados en los documentos. Por ejemplo, puede ocurrir que los beneficiarios sean simplemente “los descendientes o herederos”. Este es un concepto mucho más ambiguo de lo que se pueda imaginar, por lo que conviene tener en cuenta lo que significa realmente. Se debe recordar que cuando se determina descendientes de una persona, se trata de todas las personas que por herencia y vínculo familiar estén unidos al asegurado en el momento de fallecimiento.

En relación a esto es habitual que un importe se deba repartir entre varios beneficiarios debido a que el fallecido lo hubiera estipulado con anterioridad. En ese caso la cantidad se repartirá teniendo en cuenta la condición de estos beneficiarios. Si se trata de varias personas sin un nexo común con el fallecido, las cantidades se repartirán a partes iguales. Esto es algo que podrá cambiar dependiendo de la estipulación que se haya realizado en el seguro o testamento. El asegurado podrá indicar si quiere dejar un porcentaje determinado a cada uno de los beneficiarios. De no indicarse lo contrario, todos recibirán una parte proporcional. Esto cambia cuando se trata de los herederos, situación en la cual la cantidad no se reparte a partes iguales, sino que se condiciona a la cuota hereditaria que se tenga en cada uno de los casos. Si alguno de los beneficiarios renuncia a su parte, esta se dividirá entre el resto.

Otra situación específica será aquella en la cual la muerte del asegurado esté producida por uno de los beneficiarios. Esto hará que su parte se integre en lo considerado como patrimonio del tomador, mientras que los demás beneficiarios no tendrán nada de lo que preocuparse.

Para cualquier tipo de duda siempre es importante consultar con una correduría de seguros que pueda informar de todo aquello que se necesita saber a la hora de designar beneficiarios de las pólizas contratadas. Así será posible definir con precisión quién recibirá el importe de la póliza cuando se produzca el fallecimiento.

Foto: stevepbepiciociTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios