Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Rentas

Rentas

Las Rentas pueden utilizarse como seguros propiamente o como opción de cobro en seguros con prestaciones en forma de capital. Se cobran mientras viva el Asegurado, de forma periódica (mensual, trimestral, anual) y pueden hacerse a comienzo del periodo (prepagable) o al final (pospagable) que es lo más habitual.

Pueden ser de los siguientes tipos, que además pueden combinarse entre ellos:

· Renta vitalicia: Se cobra mientras viva el Asegurado, cesando su pago en caso de fallecimiento. Es la más habitual y se utiliza para pagos por jubilación y similares.

· Renta temporal: Se cobra mientras viva el Asegurado pero como máximo hasta que finalice el periodo convenido.

· Renta constante: La cuantía de cobro es constante por lo que siempre se cobra el mismo importe.

· Renta creciente: La cuantía de cobro es creciente conforma pasa el tiempo. El crecimiento suele ser anual (si hay cobros mensuales serán iguales a lo largo del año) y puede ser aritmético (cada año crece el mismo importe, por ej. 100 euros) o geométrico (cada año crece un porcentaje del importe que se cobra en el año inmediatamente anterior, por ej. un 2%).

Opciones por fallecimiento prematuro del Asegurado sin llegar a cobrar o habiendo cobrado uno o pocos pagos

· Renta con devolución de primas: En caso de fallecimiento del Asegurado se devuelven las primas pagadas. Es frecuente la devolución de primas en el periodo de diferimiento, ya que no se ha comenzado a cobrar ninguna renta todavía, siendo poco frecuente que se devuelvan las primas cuando ya se ha comenzado a cobrar la renta. Una vez iniciado el cobro de la renta es más habitual encontrar un porcentaje de reversión o un periodo cierto de pago como se indica a continuación.

· Renta con reversión: En caso de fallecimiento del Asegurado, un porcentaje de la renta se revierte hacia otra persona, es decir, esa otra persona comienza a cobrar un porcentaje de la renta que cobraba el Asegurado. Se utiliza habitualmente en pagos por jubilación como reversión hacia el cónyuge del Asegurado.

· Renta con periodo garantizado: En caso de fallecimiento del Asegurado, la renta se continua cobrando por los Beneficiarios designados hasta completar la finalización del periodo convenido, contado desde el momento en que se comenzó a cobrar la primera renta (por ej. durante 5 o 10 años).

Los planes de jubilación suelen garantizar el cobro de un capital en la edad de jubilación, con la opción de convertir el cobro en una renta, normalmente vitalicia. Alternativamente se podría contratar directamente para la misma finalidad una Renta diferida vitalicia.

Rentas comercializadas por Entidades Financieras

Hasta ahora se han expuesto las rentas que se van consumiendo con el paso del tiempo, es decir,  que el cobro anual se descompone en dos partes: el rendimiento financiero obtenido y la parte de consumo o amortización del importe que supuso la constitución de la renta (Prima única o capital opcional). Es decir, el capital equivalente de constitución de la renta se va gastando conforme pasa el tiempo, de forma que al fallecimiento del Asegurado no debería quedar nada salvo que este se produzca de forma prematura.

Algunas Entidades Financieras comercializan un tipo de rentas en las que no se produce este último efecto de gasto del principal. Esto se consigue con un producto a prima única en el que se incluye la devolución de dicha prima única en caso de fallecimiento del Asegurado, y además se puede rescatar el producto cobrando también la prima única.

Es decir, se paga una prima única, se comienza a cobrar la renta y si se fallece se devuelve la prima única. Está claro que si nunca se pierde lo invertido (prima única), la renta que se cobra será igual únicamente a los rendimientos financieros. Estos productos se ofrecen como réplica a las imposiciones de plazo fijo bancarias, con la ventaja de que solo se tributa por un porcentaje de la renta cobrada (rendimiento financiero), con un ahorro fiscal importante para el Asegurado.

Estos productos para que tengan la consideración de seguros, añaden pequeños capitales en caso de fallecimiento del Asegurado, que reducen poco la rentabilidad financiera efectiva, y que alcanzan una rentabilidad financiero-fiscal más atractiva que las imposiciones a plazo fijo, gracias a la  tributación de las rentas.

Fiscalidad de las Rentas:

En los productos de ahorro solo se pagan impuestos por los rendimientos conseguidos y no por el capital principal.

En las rentas habría que dividir cada cobro en dos partes: el rendimiento financiero obtenido y la parte de consumo o amortización del importe que supuso la constitución de la renta (Prima única o capital opcional), en forma similar a las cuotas de amortización de préstamos, con la dificultad de que en las rentas, las cantidades además varían dependiendo de la edad del Asegurado.

Con independencia de que estos cálculos pueden llegar a hacerse, dada su complejidad, la tributación fiscal se ha simplificado en el IRPF, entendiendo que existe por tramos de edades un porcentaje fijo de rendimiento que debe tributar.

Estos porcentajes por los que hay que tributar se aplican al total de cobros anuales y son los siguientes:

Válido también para PIAS. El porcentaje se calcula de acuerdo con la edad del Asegurado en el momento de constitución de la renta, y se mantiene constante para toda la duración de la misma aunque el Asegurado vaya cumpliendo años.

· El 40% del cobro anual, si el asegurado es menor de 40 años.

· El 35% del cobro anual, si el asegurado tiene entre 40 y 49 años.

· El 28% del cobro anual, si el asegurado tiene entre 50 y 59 años.

· El 24% del cobro anual, si el asegurado tiene entre 60 y 65 años.

· El 20% del cobro anual, si el asegurado tiene entre 66 y 69 años.

· El 8% del cobro anual, si el asegurado es mayor de 70 años.

Por ello, la tributación efectiva es el porcentaje indicado en la tabla anterior, aplicado sobre la tributación de otros productos de ahorro. La tributación en otros productos es por tramos, del 21%, 25% o 27% en función del importe del rendimiento (a mayor tramo, mayor tributación). Si al constituir la renta se tiene una edad de 65 años, por ejemplo, para toda la vida se tributa anualmente el 24% del 21%, 25% o 27%, es decir un tipo efectivo del 5,04%, 6% o 6,48% para cada tramo respectivamente.

En cualquier otro caso, la tributación efectiva variará entre un máximo del entorno del 10% hasta un mínimo del 1,68% que se consigue si se constituye la renta con más de 70 años (8% sobre 21%).

El porcentaje se calcula de acuerdo con la duración de la renta en el momento de constitución de la misma, y se mantiene constante para toda la duración.

· El 12% del cobro anual, si la duración es igual o inferior a 5 años.

· El 16% del cobro anual, si la duración es superior a 5 años e igual o inferior a 10 años.

· El 35% del cobro anual, si la duración es superior a 10 años e igual o inferior a 15 años.

· El 25% del cobro anual, si la duración es superior a 15 años.

La tributación efectiva, en forma similar a las renta vitalicias, se consigue aplicando los porcentajes indicados sobre el  21%, 25% o 27% de tributación en otros productos financieros.

Summary
product image
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
no rating based on 0 votes
Brand Name
Seguro de vida
Product Name
Rentas