fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Seguro de vida para enfermos crónicos

Seguro de vida para enfermos crónicos

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonContratar un seguro de vida cuando se padece una enfermedad crónica y grave puede parecer algo complicado. Muchas personas ignoran, incluso, que pueden beneficiarse de un seguro de estas características. El preceptivo examen médico o la declaración sustitutiva de enfermedades parece un inconveniente insalvable. Sin embargo existen seguros destinados no solo a ofrecer una cobertura para los casos de fallecimiento por alguna de estas enfermedades, sino a brindar una serie de garantías específicas que cubran eventualidades concretas derivadas de su padecimiento.

Cuando la enfermedad es preexistente

No son seguros que cubran la posibilidad de una enfermedad grave sobrevenida. Eso es algo que cubren en general todos los seguros de vida y que estos, salvo que sean específicos, también incluyen. Se trata de seguros que brindan sus coberturas con el conocimiento de una enfermedad preexistente. Es decir, que existe ya antes de su contratación.

Por lo tanto, la compañía que establece el contrato con el afectado conoce exactamente la existencia de esta enfermedad, su alcance y las posibles consecuencias de la misma.

De no ser así y contratar un seguro de vida sin declarar que se padece una enfermedad de estas características se estaría ante la ocultación de una situación que podrá dar lugar a la invalidez o nulidad del contrato. Incluso si se tratase de un seguro que pudiese cubrir este tipo de eventualidades.

Qué tipo de enfermedades contemplan estos seguros

Los seguros se establecen para casos de enfermedades como pueden ser el cáncer, enfermedades cardio vasculares, lesiones del miocardio, cerebro vasculares, insuficiencia renal crónica o trasplantes de órganos.

También van enfocadas este tipo de garantías a aquellas enfermedades que se consideran raras o no prevalentes, es decir, aquellas que tienen una incidencia menos significativa sobre la población. Este sería el caso de la esclerosis múltiple, en todas sus variantes, el parkinson o el lupus, por ejemplo.

Qué requisitos se establecen en el contrato

En primer lugar, que la enfermedad sea declarada o reconocida previamente a la firma del contrato.

En segundo lugar, que la póliza contemple una cobertura específica para este tipo de enfermedad concreta y que se recoja en las condiciones particulares qué enfermedad se está cubriendo.

En tercer lugar, suele establecerse un límite de edad para su contratación que normalmente se fija en los 60 años por parte de la mayoría de las compañías.

Qué sucede si se contrae otra enfermedad

Si se contrae otra enfermedad grave o crónica diferente a aquella para la que se suscribió el seguro se pueden presentar diferentes situaciones.

En el caso de que el seguro se hubiese contratado específicamente para brindar una serie de coberturas específicas para dicha enfermedad asociadas al área de salud, como puede ser una asistencia sanitaria concreta o la consulta con médicos especialistas, solo cubrirá los eventos derivados de dicha enfermedad, salvo que se disponga lo contrario o que las garantías vayan asociadas a un seguro de salud general.

Aquí, las coberturas que garantizan la indemnización en caso de fallecimiento van aparejadas al seguro de salud y a la propia enfermedad. Se suelen establecer como un porcentaje sobre los capitales contratados.

Si se trata de un seguro de vida se contrata un capital concreto con el conocimiento de la existencia de una enfermedad. Si se contrae cualquier otra enfermedad crónica o grave quedará incluida automáticamente pues no se trata de una enfermedad preexistente no declarada, sino de una enfermedad sobrevenida como puede suceder en cualquier caso de un seguro de vida normal.

Los seguros de vida son siempre una medida de previsión muy importante. En el caso de un seguro de vida cuando se padece una enfermedad grave esta medida se convierte, muchas veces, en una necesidad.