Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Seguro de vida y edad: opciones recomendadas para cada franja

Seguro de vida y edad: opciones recomendadas para cada franja

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa contratación de un seguro de vida es importante sin importar la edad que tengamos, pero las corredurías se ocupan de hacernos saber qué características y opciones nos interesan dependiendo del momento en el que nos encontremos. La realidad es que no es lo mismo contratar un seguro de vida cuando estamos en nuestros primeros años de vida de adulto que cuando ya hemos superado una edad media y estamos estableciendo una estructura familiar que puede depender de nosotros. Dicho esto, hay varios tramos de edad que se pueden beneficiar de forma específica de las ventajas que proporcionan los seguros de vida, dirigidos a cubrir lo que pueda ocurrir tanto en caso de fallecimiento como si se produce una invalidez.

Primer periodo, de 25 a 30 años

Este es un momento de la vida en el cual todavía somos jóvenes. Estamos dando los primeros pasos en la vida laboral después de haber pasado por el periodo obligatorio de formación y es también un momento clave en el aspecto sentimental, dado que se trata del tiempo en el que normalmente se gestan las relaciones más sólidas y duraderas. Podemos decir que entre los 25 y 30 años cambia la vida de las personas de una forma significativa. Se abandona el núcleo familiar en el que se ha residido si todavía esto no se ha realizado y comenzamos a obtener ingresos económicos debido a la compensación por nuestro trabajo. Esto también lleva a incrementar los gastos personales como el alquiler de una vivienda, vacaciones o de nuestro coche o moto, algo que en ocasiones requiere la contratación de préstamos y de seguros de vida.

Segundo periodo, de los 30 a los 45 años

Dentro de este tramo de edad generalmente se inicia también el proceso de establecimiento de una familia. Esto significa la adquisición de una vivienda y también la llegada del primer hijo o hijos. Todo ello lleva a que sea importante tener una buena cobertura, tanto para hacer frente al pago de un préstamo hipotecario como o a la hora de proporcionar a los hijos una seguridad futura por lo que pudiera ocurrir.

¿Sabes qué seguro te conviene más?

Solicita aquí información

Tercer periodo, de los 45 a los 65 años

Una vez se alcanzan los 45 años la vida ha progresado y ha entrado en otra etapa. Los hijos que se tuvieron en el periodo anterior ya han crecido y comienzan a acercarse a un momento de la vida en el cual podrán empezar a depender de sí mismos. No obstante, esto significa la necesidad de dar cobertura a un posible fallecimiento o invalidez por otros motivos muy diferentes. La prejubilación está cerca, aunque esto no significa que terminen los gastos. Es posible que todavía se estén amortizando algunos de los préstamos solicitados a lo largo de la educación de los hijos, como la necesaria para sus estudios académicos o la que ayudó a la compra de la vivienda, manteniéndose activa la hipoteca aunque sea en sus últimos coletazos.

Con esta edad es mucho más probable sufrir algún tipo de problema de salud  por muy diversos motivos que desembocarían en un problema severo de no contar con el seguro apropiado. Es un tramo de edad con índice de aseguramiento muy alto y que las corredurías, de forma muy adecuada, se ocupan de recomendar para la contratación de un seguro que garantice que la familia se encontrará cubierta. Además, en estos tiempos de inestabilidad económica, es posible que el asegurado tenga que cuidar no solo a su esposa e hijos que aún no se hayan emancipado, sino que también es probable que tenga a su cargo a sus ascendientes.

Personas jubiladas

Las recomendaciones para contratar un buen seguro por fallecimiento e invalidez se incrementan debido a los riesgos que existen y la presión que ejerce el saber que la familia depende de ti para asegurar que puedan mantenerse de una forma adecuada en el futuro.

Cuarto periodo, a partir de los 65 años

Entre los 60 y 65 años se ha producido de forma segura la jubilación y esto implica nuevos cambios en el entorno de la vida del asegurado. En la actualidad, los 65 años se alcanzan con plenitud física y en muy buen estado y las estadísticas  indican que todavía se puede vivir durante mucho tiempo salvo sufrir un accidente inesperado o una enfermedad que no se pueda prevenir. No obstante, esto no resta relevancia a la importancia que tiene estar cubiertos de una manera sólida para poder plantar cara a una posible situación trágica que suponga problemas para la familia que deje atrás la persona asegurada. Un buen seguro de vida que cubra por fallecimiento o invalidez se ocupará de que las cuentas queden arregladas en el momento en el que se produzca cualquier imprevisto y que los miembros de la familia no tengan que preocuparse acerca de lo que vendrá después.

Lógicamente, el riesgo de fallecimiento o de sufrir invalidez debido a una enfermedad son mayores en este rango de edad. Aunque los hijos hayan abandonado el hogar familiar de forma definitiva, esto no significa que la familia no continúe dependiendo de los ingresos que garantiza la persona asegurada. Puede depender el cónyuge, nietos o incluso hijos que se encuentren en una situación complicada. Por eso tener un seguro de vida en regla es fundamental y nunca debe dejarse de lado.

Foto: PublicDomainPicturesHuskyherzTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios