fbpx
Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Seguros de vida: ¿cómo se mide el riesgo?

Seguros de vida: ¿cómo se mide el riesgo?

Te regalamos el 15% del importe de tu seguro en un cheque regalo amazonLos seguros de vida son un producto que contratan gran parte de los españoles adultos, de hecho, en 2015 el 42 % de los españoles ya tenían una póliza de estas características. Ahora bien, para calcular el coste de la póliza y saber si la aceptan hay que seguir una serie de condiciones. Se indican los principales aspectos que se consideran para la contratación de este tipo de producto.

Seguros de vida y riesgo: cómo se mide el riesgo

El riesgo es el factor que permite determinar si se contratan o no los seguros de vida y riesgo y, en caso afirmativo, cuánto se va tener que pagar de cuota. Para determinar este aspecto, la compañía utiliza una serie de variables más o menos fijas. Son las siguientes:

Edad

El primer elemento a considerar es la edad de la persona en relación con la esperanza de vida. A iguales condiciones de salud, una persona de 60 años tendrá que pagar una cuota superior a lo que pague alguien de 30 años. Es posible que no se concedan seguros de vida en el caso de las personas muy longevas por el riesgo evidente de muerte.

Como principio general, se recomienda contratar el seguro cuando se tienen entre 30 y 50 años porque en ese momento se consiguen las mejores cuotas. Ahora bien, es posible contratar la póliza con otras edades.

Hábitos de riesgo

Hábitos

Los hábitos de una persona también son determinantes a la hora de decidir si hay, o no, la decisión de conceder un seguro. Por ejemplo, quien coma mucha comida basura, beba alcohol o fume tiene más posibilidades de pagar más por un seguro o que no se lo concedan.

En algunos casos, y ante la duda, se pedirá un examen médico que pueda cuantificar el riesgo potencial. Hoy es habitual que las compañías aseguradoras tengan en cuenta esta circunstancia a la hora de calcular las pólizas.

Aficiones

Las aficiones de una persona también pueden ser determinantes a la hora de decidir si se contrata un seguro. Por ejemplo, una persona aficionada al puenting, al parapente o a la espeleología está asumiendo un riesgo adicional que también se valora.

Si la persona que solicita una póliza está en perfecto estado de salud y es joven, lo más probable es que se conceda el seguro igual, aunque quizás se incluya un pequeño recargo.

Profesión

La profesión a la que se dedica la persona también entraña un riesgo mayor o menor según el caso. Un oficinista tiene un riesgo bajo, mientras que un minero o un trabajador de la construcción en la obra tiene un riesgo mayor.

Tener en cuenta este aspecto servirá para comprobar si se conceden los seguros. Tradicionalmente, este era uno de los factores que más encarecían la póliza porque algunas profesiones implican un riesgo objetivamente mayor.

Seguro trabajo de riesgo

Estado de salud

El estado de salud es un aspecto fundamental y, por otra parte, conviene indicar que no solo se tiene en cuenta la salud actual, sino también la perspectiva de futuro. Por este motivo, es conveniente saber que una persona esencialmente sana tendrá mucho más fácil conseguir el seguro de vida. Por otra parte, las personas con enfermedades crónicas tendrán más dificultades para contratar una póliza.

Junto con la edad, esta es la principal característica que se tiene en cuenta a la hora de medir el riesgo, sobre todo porque aporta datos concretos y tangibles.

Los seguros de vida son una oportunidad de aportar seguridad a la familia, aportando tranquilidad. El comparador Seguro de Vida permite elegir entre varias empresas del sector para encontrar la póliza más económica en función de las características de la persona.