Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Seguros de vida para cuidadores de animales

Seguros de vida para cuidadores de animales

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaLa profesión del cuidador de animales es, en cierta manera, desconocida, al menos en el sentido del trabajo que se realiza a lo largo del día a día. Quienes no tienen conocimiento acerca del esfuerzo que llevan a cabo los profesionales de este sector creen que el trabajo del cuidador de animales está más cercano a pasar el tiempo con mascotas que a poner su vida en peligro. Pero esto se encuentra lejos de la realidad, puesto que este tipo de expertos en animales se someten a riesgos elevados al compartir su tiempo cuidando animales de lo más variados con los que el peligro está muy presente.

Cara a cara con el peligro

Los cuidadores de animales que trabajan en centros donde estos viven de una manera pública, como pueden ser los zoos o parques de la naturaleza, tienen que poner todo su empeño y esfuerzo para que el contacto con estas criaturas no les produzca consecuencias negativas. En algunos casos los animales con los que hay trabajar están indefensos y no suponen ningún tipo de peligro, pero también hay claras excepciones en la forma de criaturas salvajes que pueden legar a crear muchas situaciones llenas de peligro. Es el caso de los leones, un tipo de animal con el cual es posible llegar a formar una relación de confianza para su cuidado y alimentación, pero cuyas acciones pueden llegar a ser difíciles de pronosticar en algunos casos.

Trabajar en un zoo también supone llegar a tener que actuar en situaciones en las que quizá el comportamiento de un animal no sea el adecuado, pero resulte necesario responder con eficacia a lo que esté ocurriendo. Es habitual que el comportamiento de los hipopótamos sea muy normal y que no produzca ningún tipo de peligro, aunque si hay algo que lleve a producir inestabilidad en uno de ellos, los cuidadores podrían estar en apuros. Se trata de uno de los animales más temibles del mundo y no por encontrarse en unas instalaciones controladas se reduce su volumen de peligrosidad.

Los cuidadores no solo alimentan a estos animales salvajes, sino que los cuidan, los educan o los curan si han llegado a contraer algún tipo de enfermedad que requiera un poco de ayuda. Son los principales aliados de los animales en los parques de la naturaleza, pero este tipo de relación se puede truncar con facilidad si algo se descontrola y no sale como debe. En ese momento es cuando la vida del cuidador se pone en peligro.

Peligro en el zoo

Poniendo la vida en riesgo

Pero aunque el peligro de los cuidadores de animales suele representarse principalmente en tierra, con animales como los leones, osos o hipopótamos, la realidad es que estos también se ponen en riesgo cuando se introducen en el agua. Los especialistas de los zoos que tienen que tratar con tiburones, medusas o incluso cocodrilos, se ponen en riesgo de forma continua. Estos seres vivos son realmente peligrosos y tienen unos niveles de comportamiento menos conscientes sobre un comportamiento adecuado que no acabe con la vida de quienes los cuidan y alimentan. Pero también necesitan supervisión en los zoos, lo que lleva a que sea habitual que miles de profesionales del cuidado de los animales mueran todos los años por sus ataques.

Con una profesión como esta no hay ningún tipo de duda de que los expertos que la realizan deben tener muy en cuenta siempre el disponer de un seguro de vida que proteja a sus familias. Si algo es real con los cuidadores de animales es que todo puede cambiar sin venir a cuento un día en el cual alguna de las criaturas con las que se trabaje no actúe de la forma esperada. El comportamiento de un animal suele seguir unas pautas, pero no hay nada que indique que un día no pueda ocurrir algo que lleve a que ataque a su cuidador. Y aunque se pueden seguir protocolos de contención, la vida de los cuidadores siempre se pone en riesgo.

Un mordisco, un golpe o una picadura, todo puede derivar en la muerte del cuidador. Su familia sabe a lo que se enfrentan estos profesionales cada vez que van a trabajar. Saben que su profesión no está considerada por el mundo como de gran riesgo, como sí ocurre con bomberos o policías, pero las posibilidades de que la persona a la que quieren no vuelva a casa son reales. Ha ocurrido que en ocasiones los cuidadores de animales fallezcan en el trabajo y que sus familias tengan que llorar su pérdida. En estos momentos disponer de la cobertura que proporciona un seguro es un aspecto muy positivo, dado que puede ayudar a cubrir los gastos del funeral y a seguir avanzando día a día mientras la familia se reestructura ante la falta de ingresos. En este tipo de casos siempre es bueno que, al menos, los seres queridos del fallecido no se tengan que preocupar por su economía.

Foto: pctoonremo-pulsTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios