Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16 | info@globalfinanz.es

Seguros de vida para electricistas, la profesión que no oculta su peligro

Seguros de vida para electricistas, la profesión que no oculta su peligro

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaPor alguna extraña razón la electricidad es uno de los elementos que más utilizados en nuestro día a día y que, en realidad, menos entendemos. Nos conformamos con saber que las luces se encienden, que los electrodomésticos funcionan y que todo está en regla mientras disfrutamos de nuestro modelo de vida sin complicaciones. Para nosotros la electricidad es lo más normal del mundo y a veces, más allá de la advertencia de no meter los dedos en el enchufe, no tenemos más en cuenta los peligros que supone. Pero en realidad la electricidad no oculta su peligro. Sus chispas nos dicen que algo puede ocurrir y que estamos en riesgo constante por no saber si alguna interferencia en un circuito puede terminar desencadenando un cortocircuito y un incendio. Por parte de los electricistas esto es equivalente y el riesgo al que se enfrentan también es muy alto.

Peligros a los que no hay que perder el respeto

Como decíamos, uno de los problemas con la electricidad es que no le tenemos tanto miedo como deberíamos. Los electricistas son profesionales que entienden la magnitud del riesgo de la electricidad, pero que en algunos casos también se confían debido a que además de entender la electricidad saben dominarla para no encontrarse con ningún tipo de incidente. Aún así, existen situaciones que no se pueden evitar, que se descontrolan y que pueden terminar acabando con la vida del electricista de una manera contundente. Porque si hay algo que representa la electricidad pase el tiempo que pase es su contundencia: enfrentarse a la electricidad es una misión imposible de ganar, por lo que lo único que se puede hacer es jugar a su juego y seguir las normas convenientes para que esas temibles chispas no terminen por acabar con la vida del profesional.

Los electricistas tienen muy en cuenta que hay dos grandes posibilidades de fallecer mientras realizan su trabajo. Una de estas muertes es la que se produce por fibrilación ventricular. Este fallecimiento ocurre en el momento en el cual se produce un contacto eléctrico que resulta fatal. A los electricistas que han fallecido debido a esto, que viene a ser además una de las causas de muerte más estandarizadas en esta profesión, lo que les ocurre es que la corriente eléctrica llega a atravesar su corazón. Es muy raro que se pueda sobrevivir a este tipo de incidente, y si esto ocurre es posible que la vida para esa persona no vuelva a ser igual, dado que un corazón no resiste ese tipo de impacto de una manera sencilla. En la mayoría de los casos el fallecimiento es inmediato, dado que el corazón no es un órgano que esté preparado para ese nivel de electricidad y el golpe es tan contundente que acaba con el electricista implacablemente.

La segunda muerte más habitual en los electricistas es la que se produce por asfixia. Pero no es porque tengan un problema con el cableado ni nada tan simple. En realidad se produce también contacto eléctrico, aunque con la diferencia de que esta vez la electricidad no se conduce hacia el corazón, sino que entra por el tórax y lleva a cabo una paralización de la respiración del electricista. Debido a esto es imposible respirar y el profesional se ahoga al no poder mantener su función respiratoria y quedarse sin aire.

Otros peligros a tener en cuenta

Los especialistas de la electricidad también se exponen a otros riesgos importantes que quizá no acaben directamente con su vida, pero que harán que sufran problemas médicos y secuelas graves que podrían impedirles seguir trabajando. Esto es algo que los electricistas saben bien y por ello se preparan tanto mentalmente como físicamente para ser capaces de resistir cualquier tipo de situación adversa. Pero en el caso de encontrarse con complicaciones no hay duda de que estos problemas y riesgos son más convenientes que los mortales que hemos mencionado en el apartado anterior. Y así es como descubrimos las consecuencias de la tetanización muscular, que es uno de los incidentes que pueden sufrir los electricistas. Cuando esto ocurre los profesionales notan que la corriente eléctrica pasa por su cuerpo, pero sin producir asfixia ni tampoco un impacto mortal en el corazón. Lo que sí se producen son agarrotamientos en los músculos y contracciones que en algunos casos pueden tener secuelas muy graves.

A esto hay que sumar las quemaduras. Y hablar de las quemaduras no es fácil, sobre todo si conocéis a personas que trabajen como electricistas. Las quemaduras son tan impredecibles como temibles. Las provocan las descargas eléctricas y van desde los casos en los que los efectos de la quemadura son más suaves hasta aquellos en los que son tan graves que el electricista puede fallecer. Por todos estos peligros siempre se recomienda a los electricistas que tengan contratado un buen seguro de vida que les cubra en todo su día a día.Te mejoramos el precio de tu seguro de vida

Guia gratis sobre como contratar un seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios