Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Tener hijos: la mayor alegría y responsabilidad

Tener hijos: la mayor alegría y responsabilidad

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaNo hay ninguna duda de que a lo largo de la vida las personas se encuentran ante unas fases muy estipuladas de las alegrías que pueden tener con el paso de los años. Una pareja que ya ha establecido su relación y amor mutuo no tarda en sentir que es el momento adecuado para tener hijos, dado que será el resultado de ese sentimiento que tienen. Los hijos son la manifestación física y real de un amor consolidado, de una esperanza y de un futuro. Aportan alegría y satisfacción, pero no hay que dejar de lado que también son la mayor responsabilidad de la vida.

Una nueva dimensión

A cualquier pareja le da un giro absolutamente radical la existencia cuando tienen su primer hijo. Es un momento que se puede calcular de todas las formas posibles, pero cuya magnitud no se siente hasta el momento en el que se puede abrazar a este retoño. Es entonces cuando todo cambia. Se produce una modificación absoluta en la cabeza de los nuevos padres, que saben que a partir de ese momento su lista de responsabilidades no solo aumenta, sino que se modifica de manera completa. Lo que anteriormente había significado preocuparse por el pago de las facturas, por el trabajo o por disfrutar de las mejores actividades de ocio, ahora se ve desbordado por la responsabilidad de los hijos. Porque son ellos quienes más preocupan por encima de todas las cosas.

Este cambio se nota en todos los aspectos de la vida. Aunque se realizan cambios en el día a día, los hijos también son responsables de proporcionar las mayores satisfacciones. El nivel de alegría que son capaces de ofrecer con una simple sonrisa o con un gesto es incomparable a cualquier otro tipo de factor. Ellos se ganan a pulso ser nuestra mayor responsabilidad.

La mayor responsabilidad

Como decimos, los hijos se convierten en la mayor responsabilidad y a partir de su nacimiento la importancia que se le diera a cualquier otra cosa cae de forma extrema. Nos comienza a importar menos la diversión o vemos menos necesarias cosas sin las que antes no podíamos vivir. Ahora pensamos en divertirnos con nuestros hijos o en lo que ellos podrían necesitar para ser más felices. Lo damos todo por ellos y no es algo que nos preocupe, sino algo que hacemos con amor, de manera desinteresada y con todo el cariño del mundo.

Una familia feliz en el campo

Por eso mismo es importante pensar en el nivel de responsabilidad que implica tener un hijo y asegurarse de que su vida sea perfecta. No importa si nuestros padres no lo hicieron tan bien como podrían haberlo hecho, porque nosotros siempre querremos que nuestro hijo alcance el nivel de vida más alto que le podamos dar. Y eso nos lleva a plantearnos muchas cosas. No solo la cantidad de dinero que entra en el hogar, sino también lo que van a necesitar los niños con el paso de los años para disfrutar de una buena educación, alimentación y un desarrollo sano y feliz.

Esto nos conduce de forma inevitable a las posibles situaciones que se podrían dar si algo no fuera bien. ¿Y si llega a ocurrir un accidente? ¿Qué será de los niños si no tienen el apoyo que le proporciona uno de sus padres o incluso los dos? Siempre hay que ponerse en lo peor, porque en lo relacionado con proteger el futuro de los niños nunca se hace suficiente. Hay que pensar en que quién sabe, podría darse la situación de que algo fuera mal en el futuro. Quizá un accidente o es posible que una enfermedad.

Siempre se piensa en un pariente, un hermano o un padre, que pudiera cuidar a los niños si estos se quedaran sin el apoyo de sus padres, pero no deja de ser una medida de efectividad reducida. No es suficiente con pensar que los hijos van a tener todo lo que necesitan si acaban teniendo que ser cuidados y criados por un familiar, que posiblemente tendrá sus propios hijos y unos medios limitados. Por ello acabamos derivando de forma obligatoria a la contratación de un seguro de vida. Estos, aunque se trata aparentemente de unos simples papeles, tienen lo que hace falta para proporcionarnos distintas cosas de gran valor.

A los padres: la tranquilidad necesaria para saber que pueden continuar con su día a día sabiendo que, si algo les ocurre, sus hijos tendrán lo que necesitan para convertirse en personas de provecho. A los niños: la cobertura que les hace falta por si algo llega a ocurrir. Consultar con una correduría de seguros por la situación específica de una familia, la cantidad de hijos o los ingresos, es una buena solución para llegar a tener la contratación del mejor seguro de vida. Porque como decimos, para prevenir el futuro de los hijos nunca hay que ponerse barreras.

Foto: sathyatripodiUnsplashTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios