Globalfinanz. Consultoría de Riesgos y Correduría de Seguros
912 182 186 - 93 299 04 16| info@globalfinanz.es

Todo lo que debes saber sobre un proceso de herencia

Todo lo que debes saber sobre un proceso de herencia

Te mejoramos el precio de tu seguro de vidaCuando tenemos que enfrentarnos a un proceso de herencia este no suele ser agradable, dado que se trata de un momento en el que habremos despedido anteriormente a una persona querida. Lo cierto es que este tipo de trámites no son fáciles de llevar debido a hay que tener en cuenta muchos aspectos burocráticos que el fallecido dejó en vida y que ahora serán otros los encargados de llevar a cabo junto a sus últimas voluntades.

Los primeros pasos

Para recibir una herencia hay que seguir varios pasos indispensables, dado que sin ellos no podremos recibir absolutamente nada. En primer lugar tendremos que obtener un certificado de defunción. Este documento es el que justifica de forma oficial que esa persona ha fallecido. Dependiendo del grado de parentesco que tuviéramos con él recibiremos este certificado de una forma más o menos rápida. Por norma general, suelen ser los familiares los herederos del fallecido, por ello el documento de defunción es fácil de obtener debido al nivel de parentesco. Sin embargo, algunas veces ocurre que en ocasiones los herederos no tienen relación familiar. En este caso, hay que pedir el certificado en el Registro Civil del lugar del fallecimiento.

Un vez que nos hemos hecho con este documento tendremos que obtener otro de gran importancia: el de últimas voluntades. Este nos dará la información suficiente para conocer si el fallecido tenía contratado algún seguro de vida. Aquí suelen aparecer algunos obstáculos, pues siempre que se adquiere un seguro de este tipo es el asegurado quien decide quien será, en caso de su defunción, el beneficiario del mismo. Normalmente suele coincidir con los herederos legítimos, aunque no siempre es así. En cualquier caso, los beneficiarios de un seguro de vida pueden ser totalmente independientes a aquellas personas a las que se ha dejado la herencia. Es por ello que no siempre coinciden.

Son beneficiarios de forma directa y no tiene repercusión en el testamento. En el caso de que el asegurado no dejara estipulado ningún beneficiario, el capital forma parte del tomador que será quien tenga la última palabra en el reparto de los bienes. Además, para obtener los beneficios del seguro de vida correspondiente hay que aceptar la herencia, dado que en caso contrario no se sabrá cuánto es la liquidación y no se llevará a cabo el proceso. Podremos cobrar este seguro de vida hasta los 5 años siguientes del fallecimiento, pero pasado ese tiempo habrá prescrito.

consiguiendo la herencia

Más requisitos

Por otro lado, tendremos que obtener una copia autorizada del testamento. Esta se consigue acudiendo a la notaría con los dos certificados anteriores que ya tenemos en nuestro poder. Esta copia podemos pedirla directamente si estamos interesados en la herencia u otra persona a la que le has entregado los poderes notariales para que lo recoja en nuestro nombre. En el caso de que el fallecido no dejara herederos, entonces tendremos que solicitar una declaración de los mismos. Si eres cónyuge, hijo o padre del fallecido debes acudir a la notaría del lugar de la defunción, si no tienes ese parentesco entonces tendrás que ir al Juzgado de Primera Instancia del mismo lugar. Si te encuentras en este último caso, el trámite será más complicado, puesto que tendrás que demostrar que eres el único heredero a través de documentos y testigos.

Una vez llegados a este punto habrá que realizar un inventario de bienes y deudas. Así, lo primero que tendremos que hacer será localizar los bienes inmuebles y posteriormente los saldos bancarios. Estos trámites suelen ser muy laboriosos, pues hay que pedir un gran número de documentos. Aquí vuelven a aparecer los seguros de vida del fallecido, en el caso de que tuviera alguno, dado que como hemos comentado en párrafos anteriores, los beneficiarios de la póliza no tienen porque ser los herederos.

Si consta en el seguro que dichos beneficiarios son los mismos, entonces habría que incluir en la herencia las indemnizaciones oportunas. En el caso contrario, este trámite tendrá que hacerse independientemente de la herencia. Si el beneficiario de un seguro acepta la indemnización correspondiente los herederos no podrán hacer nada por evitarlo, ya que serán documentos no relacionados.

Además de todos estos bienes, al aceptar la herencia asumimos las deudas del fallecido. En caso de que no queramos hacernos cargo de estas, entonces tendremos que renunciar a la herencia por completo. Después de haber hecho la repartición correspondiente, si todos están de acuerdo se redactará un documento en el que se detallará la forma en la que se repartirá la herencia. Todos los que se incluyan en ella deben estar de acuerdo y firmarlo. Si fuera necesario se puede hacer ante notario.

Finalmente, para terminar con todo este trámite tendremos que pagar el impuesto de sucesiones, el correspondiente para obtener la herencia. Para ello contaremos con 6 meses desde el fallecimiento. Recuerda que este pago depende de la Comunidad Autónoma a la que pertenezcas, por lo que no es el mismo para todas. Tras realizar todos estos pasos, obtendrás tu herencia por completo, la cual podrá incluir las indemnizaciones del seguro de vida en caso de que también fueras beneficiario del mismo.

Foto: UnsplashstevepbTe mejoramos el precio de tu seguro de vida

Compara precios de Seguros de Vida

(Click para desplegar el formulario)
Déjanos tus datos y te mostraremos en menos de 1 minuto los precios de las mejores compañías
Dinero que quieres percibir:
Especifica la cantidad: *
El día de tu nacimiento:
Dinos tu nombre:
Dinos tu e-mail:
¿Cuál es tu móvil?:
*Todos los campos son obligatorios